6 enero, 2015

Santiago. AFP. Chile no aceptará mediaciones ni presiones para resolver la demanda marítima boliviana , debido a que este es un tema bilateral que se ventila en la Corte Internacional de Justicia La Haya, dijo ayer el canciller Heraldo Muñoz.

“Chile no ha aceptado en el pasado, no acepta, ni aceptará mediación alguna en un tema que es absolutamente bilateral y que le compete solo a Chile y Bolivia”, afirmó ayer Muñoz en conferencia de prensa.

La declaración del canciller chileno se produjo luego de que el presidente boliviano, Evo Morales, manifestó el domingo que durante una visita al Vaticano el papa Francisco le pidió “documentación” sobre la demanda marítima de Bolivia .

Morales dijo no estar seguro de si el Papa podría mediar en el diferendo entre Chile y Bolivia, y declinó dar mayores antecedentes sobre la entrega de información acerca de la demanda boliviana que fue presentada en el 2013 ante la Corte Internacional de Justicia.

“Chile nunca va a considerar, ni acepta, ni aceptará ceder territorio bajo presión ni mediación de alguna especie, eso está claro para nosotros, menos cuando hay un caso en La Haya”, reafirmó Muñoz.

Papa pidió documentos sobre la demanda, según Morales. | AFP
Papa pidió documentos sobre la demanda, según Morales. | AFP

La demanda fue presentada ante el tribunal internacional para obligar a Chile a negociar una salida soberana al mar para Bolivia, luego de haber perdido sus únicas costas en el Pacífico en una guerra que enfrentó a estos países en el siglo XIX.

Chile argumenta que las consecuencias para Bolivia derivadas de este conflicto bélico fueron resueltas con un tratado de paz que firmaron en 1904 .

El Estado chileno presentó en julio una objeción ante La Haya para que se declare incompetente de juzgar la demanda. Bolivia respondió en noviembre solicitando al tribunal que se declare competente.

La Haya deberá resolver su competencia en el caso, antes de continuar con el fondo de la demanda marítima boliviana.

Por el diferendo, Chile y Bolivia carecen de relaciones diplomáticas desde 1978.