Abdulá Abdulá considera que conteo sería insuficiente

 11 julio, 2014

Kabul.

El candidato presidencial Abdulá Abdulá rechazó este viernes por insuficiente la auditoría propuesta por la ONU para revisar los votos de 8.000 colegios electorales, durante una reunión en Afganistán con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

Según explicó un portavoz de Abdulá, Ahmad Oriyakhail, el candidato definió como "inaceptable" una auditoría que abarcaría 3.000 centros menos que los que propuso su partido, por lo que no cubrirían a su juicio todos los votos fraudulentos.

Abdulá había propuesto además que la auditoría la realizaran observadores internacionales y la misión de la ONU en Afganistán (Unama), pero el nuevo acuerdo dejaría esa labor en manos de los organismos electorales afganos, en los que no confían.

Para Abdulá, tanto los organismos electorales como el presidente saliente, Hamid Karzai, son los causantes del supuesto amaño de votos en beneficio del otro aspirante, Ashraf Gani, que según los resultados preliminares obtuvo un 56,44 por ciento de las papeletas.

El rechazo del candidato Abdulá Abdulá a la propuesta de la ONU de auditar 8.000 colegios electorales, algo que sí apoya el aspirante Ashraf Gani, deja en una encrucijada el papel mediador en Kabul del secretario de Estado de EEUU, John Kerry.
El rechazo del candidato Abdulá Abdulá a la propuesta de la ONU de auditar 8.000 colegios electorales, algo que sí apoya el aspirante Ashraf Gani, deja en una encrucijada el papel mediador en Kabul del secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

Un portavoz de Gani, Daud Sultanzoi, afirmó que su partido sí aceptaba la propuesta de la ONU de auditar 3,5 millones de votos (un 44 por ciento del total) depositados el pasado 14 de junio, un proceso de revisión que debería ser "intensivo y amplio".

El portavoz de Gani aseguró también que Karzai aprobó la revisión de votos, pero la negativa de Abdulá deja en una encrucijada a Kerry, que llegó a Kabul, según un comunicado de su oficina, para apoyar "el intenso trabajo que realiza EEUU para resolver la crisis electoral".

El jefe de la diplomacia estadounidense mantuvo reuniones durante la mañana con el representante de la ONU en Afganistán, Ján Kubis, con Karzai y con Gani, y por la tarde hizo lo propio con Abdulá en su residencia en Kabul.

El presidente estadounidense, Barack Obama, telefoneó el lunes a Abdulá tras conocer su rechazo a los resultados y le recordó que la ayuda de EE. UU. a Afganistán está en juego si Washington detecta "violencia o medidas extraconstitucionales para acceder al poder".

Después de 13 años en la Presidencia, las elecciones afganas suponen la salida del poder de Karzai -quien en 2009 alcanzó la jefatura de Gobierno tras la retirada de Abdulá por supuesto fraude-, ya que la Constitución prohíbe un tercer mandato.

El proceso electoral se desarrolla mientras el conflicto de Afganistán se halla en uno de sus momentos más sangrientos desde la invasión de Estados Unidos, que propició la caída del régimen talibán en 2001.

La fuerza de la OTAN (ISAF) concluirá su misión en Afganistán a finales de este año, pero Estados Unidos ha anunciado que mantendrá unos 9.800 soldados en el país hasta completar su salida total a finales de 2016.