Se estima que el caso de corrupción movió $4.000 millones en la última década

 16 marzo, 2015

Brasilia

El juez no liberó a otras 13 personas detenidas la semana pasada por considerarlos un peligro para la investigación
El juez no liberó a otras 13 personas detenidas la semana pasada por considerarlos un peligro para la investigación

La policía federal de Brasil informó el lunes que lanzó un operativo en las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro para detener a 18 personas vinculadas al escándalo de corrupción en Petrobras.

Las órdenes judiciales son para hacer seis arrestos preventivos o temporarios y otros 12 mandatos de búsqueda de involucrados para su aprehensión, en una causa que mezcla corrupción pública y privada y que se estima giró $4.000 millones en la última década, según un comunicado de la policía.

"Los mandatos están siendo cumplidos en las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro", dijo la policía, antes de puntualizar que entre los capturados está el exdirector del área de servicios de Petrobras , Renato Duque, pieza clave de la organización según los testimonios públicos de los implicados.

Los procedimientos cuentan con 40 efectivos y forman parte de las investigaciones "de crímenes de asociación criminal, uso de documentos falsos, corrupción pasiva y activa, además de fraude en proceso licitatorio y lavado de dinero", según el texto difundido.

Hasta el momento, los procedimientos llevados adelante por la procuradoría general de la nación, que investiga la actuación de políticos en la red de estafas a la petrolera brasileña, alcanza a 13 senadores, 22 diputados y dos gobernadores, todos con cargo vigente. Esos casos serán juzgados por la Corte Suprema.

Las personas apresadas serán conducidas a la ciudad de Curitiba (sur), donde se tramitan decenas de causas privadas —que no involucran funcionarios públicos— de la llamada "Operación Lava Jato" y permanecerán bajo custodia policial.

La causa extendió un manto de sospechas sobre muchas de las principales constructoras y partidos políticos de Brasil. La trama revelada por la policía dejó al descubierto cómo las compañías sobornaban a directivos de Petrobras para poder manipular licitaciones y cobrar sobreprecios en las obras, generando un flujo de dinero negro que enriquecía a los que formaban parte de la confabulación y financiaba a agrupaciones políticas.

La mayoría de las acusaciones apuntan a las fuerzas que integran la alianza gobernante, formada por el Partido de los Trabajadores fundado por Luiz Inácio Lula da Silva, el PMDB, una fuerza de centro con estructura nacional, y el Partido Progresista, entre otros.

El domingo, cerca de un millón y medio de personas salieron a las calles a protestar contra la mandataria Dilma Rousseff con el hartazgo de la corrupción en el país como bandera común.

Etiquetado como: