Los problemas de infraestructura convierten a Brasil en un país con una oferta de gran potencial para inversiones en sectores como carreteras y ferrovías

 9 junio, 2015
China es uno de los inversores extranjeros que ya anticipó su interés en participar en las obras
China es uno de los inversores extranjeros que ya anticipó su interés en participar en las obras

El gobierno brasileño anunció un enorme paquete de concesiones para construir carreteras, ferrovías, puertos y aeropuertos por unos $64.000 millones, en una jugada que busca atraer inversiones para reanimar la economía.

La potencia sudamericana transita su quinto año de bajo o nulo crecimiento y el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff está poniendo en marcha un conjunto de iniciativas de gran escala, que también incluyen un fuerte plan de financiación agropecuaria y el lanzamiento de un programa para dinamizar las exportaciones.

Las obras proyectadas para desarrollar la atrasada infraestructura del país, que tiene dimensiones continentales, ascienden a 198.400 millones de reales. Tendrán una primera fase prevista hasta el 2018 por 69.200 millones de reales y una segunda a partir del 2019 por otros 129.200 millones. Estará mayormente concentrado en obras nuevas y ampliaciones de infraestructura ferroviaria (43% del total) y vial (33% del total).

"Hoy es un día importante para mi segundo gobierno. Estamos aquí no solo para anunciar grandes números y proyectos ambiciosos. Estamos aquí especialmente para renovar nuestro compromiso con el desarrollo de nuestro país (...) Estamos aquí para iniciar una progresiva vuelta de página", dijo Rousseff al cierre de la ceremonia en el Palacio de Planalto.

"Como todos los grandes proyectos en infraestructura , sus efectos serán múltiples en toda la cadena productiva, en todas las áreas de la economía, la agricultura, la industria, el sector de servicios (...) Aunque parte de sus resultados demanden algún tiempo de maduración, eso es natural, sus primeros efectos serán inmediatos", añadió.

Las deficiencias de infraestructura convierten a Brasil en un país con una oferta de gran potencial para inversiones en distintos sectores, algo que ya fue abordado en la reciente visita de Estado que hizo el primer ministro chino Li Keqiang, cuando también se anunciaron planes multimillonarios en territorio brasileño.

De hecho, China es uno de los inversores extranjeros que ya anticipó su interés en participar, dijo por la tarde el ministro de Planificación, Nelson Barbosa, a corresponsales extranjeros.

El impacto que puedan tener las medidas de estímulo sobre el PIB, al igual que la realización de los proyectos, genera dudas entre analistas, al igual que ocurrió con un reciente anuncio de inversiones chinas por más de $50.000 millones.

Según el diario local O Globo, la primera etapa del llamado Programa de Inversiones en Logística, que se puso en marcha en 2012 por más de 200.000 millones de reales, solo consiguió "sacar del papel" a un cuarto de las obras ofertadas.

BRasil
BRasil
"Hoy es un día importante para mi segundo gobierno. Estamos aquí no solo para anunciar grandes números y proyectos ambiciosos. Estamos aquí especialmente para renovar nuestro compromiso con el desarrollo de nuestro país (...) Estamos aquí para iniciar una progresiva vuelta de página"

El ministro Barbosa evitó dar una estimación sobre el efecto económico, pero dijo que los distintos programas buscan "crear las condiciones para que el PIB pueda crecer en el mediano plazo a tasas del 3%".

En el nuevo paquete se esperan desembolsos por 86.400 millones de reales para ferrovías, de 66.100 millones para las carreteras, de 37.400 millones para puertos y de 8.500 millones para terminales aéreas.

El gobierno de Rousseff lucha en simultáneo por retomar la iniciativa política, tras un duro inicio de un segundo mandato plagado de protestas y de negociaciones en el Congreso para aprobar un ajuste fiscal, y por desarrollar su red de transporte a fin de abaratar el tránsito de las materias primas que exporta al mundo.

Una de las iniciativas que más interés concita es la construcción de un "corredor bioceánico", una ferrovía que cruce Sudamérica de este a oeste para exportar a Asia. Esa obra, aún en un período incipiente de evaluación, atravesaría la Amazonia y desembocaría en una terminal portuaria peruana.

El gobierno estimó en 40.000 millones de reales (unos $13.300 millones) la construcción del trecho brasileño —un cálculo "preliminar" que está muy por debajo del anterior realizado por el ministerio de Comercio Exterior— y proyectó para mayo del 2016 la finalización de los estudios de viabilidad y para el segundo semestre de ese año las primeras licitaciones.

Etiquetado como: