16 agosto, 2014

Gaza. EFE Más de un millar de proyectiles y otros artefactos sin explotar amenazan la seguridad de la población civil en Gaza y dificultan el posible regreso al hogar de los desplazados internos, informó ayer la Oficina de Coordinación Humanitaria de Naciones Unidas (OCHA).

En un prolijo informe, la citada institución advierte, asimismo, de que más de 100.000 personas necesitan urgentemente una vivienda provisional alternativa en Gaza después de que la ofensiva israelí destruyó 8.832 casas y dejó inhabitables otras 7.960.

“El incidente del miércoles, en el que perecieron seis personas al estallar un artefacto sin explotar (UXO, en su denominación internacional), pone de manifiesto el peligro que supone para niños, granjeros, agricultores, trabajadores internacionales y desplazados internos el más de un millar de explosivos remanentes de guerra dispersos por áreas civiles”, afirma.

En el intento de desactivación de uno de ellos murió también un periodista italiano.

La OCHA añadió que el número de desplazados internos no cesa de subir, y que ya son 218.367 las personas que se han registrado en las 87 escuelas de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), convertidas en albergues.

Cerca de 150.000 más se han visto obligadas a abandonar su hogar y buscar protección y acomodo en hospitales, centros gubernamentales y casas de familiares a lo largo de la Franja.

Palestinos sacan sus pertenencias del destruido barrio Shijaiyah. | AP
Palestinos sacan sus pertenencias del destruido barrio Shijaiyah. | AP

De los edificios públicos dañados, 230 son escuelas (140 del Gobierno y 90 de la UNRWA), lo que hace imposible que el curso escolar comience en setiembre.

“El alto el fuego, que ha sido extendido hasta el 18 de agosto, se mantiene sin que se haya informado de violaciones. Sin embargo, y a causa de la falta de un acuerdo permanente, la situación en Gaza es aún insegura”, afirma.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) pidieron ayer reabrir los pasos para el arribo de ayuda humanitaria a la franja.

A la vez, pidieron que siga el diálogo para ampliar el cese del fuego temporal y que paren las hostilidades de Hamás contra Israel.

“Hemos pedido que el alto al fuego temporal se convierta en permanente”, dijo el ministro español José Manuel García-Margallo.