Excautivas afirman que grupo islamista las fuerza a participar e incluso a asesinar

 28 octubre, 2014
Martha Mark, cuya hija Mónica Mark fue secuestrada por Boko Haram, mostró en mayo un retrato de la muchacha. Ella es parte del grupo de jóvenes raptadas por los islamistas en Chibok, Nigeria. | AP
Martha Mark, cuya hija Mónica Mark fue secuestrada por Boko Haram, mostró en mayo un retrato de la muchacha. Ella es parte del grupo de jóvenes raptadas por los islamistas en Chibok, Nigeria. | AP

Lagos. AFP. El grupo islamista nigeriano Boko Haram está utilizando “en primera línea” de combate a las mujeres y adolescentes secuestradas, denunció ayer Human Rights Watch (HRW) en un informe.

La organización de defensa de los derechos humanos compiló testimonios de decenas de exrehenes, que sacan a la luz sus secuelas físicas y psicológicas.

En el documento, una joven de 19 años secuestrada durante tres meses por Boko Haram dijo que fue obligada a participar en los ataques de los islamistas.

“Me pidieron que llevara las municiones y me tumbara en la hierba, mientras ellos luchaban. Venían a aprovisionarse durante el día, durante los combates”, declaró la muchacha a HRW.

La exrehén contó también que recibió la orden de degollar a uno de los miembros de una milicia privada, capturado por Boko Haram , con ayuda de un cuchillo.

Esa organización terrorista fue creada en el 2002 y aspira a la creación de un Estado islámico en Nigeria y la imposición de la charia (ley religiosa) en todo el país.

Este año hubo varios atentados suicidas perpetrados por mujeres, algunas muy jóvenes, aunque no se ha podido determinar si eran rehenes del grupo o voluntarias.

Las excautivas, que pasaron entre dos días y tres meses en manos de los yihadistas, dijeron que fueron llevadas a ocho campamentos diferentes, en la selva de Sambisa, en el estado de Borno (norte), y en las montañas de Gwoza, entre Nigeria y Camerún.

Según HRW, que entrevistó para este informe a 30 mujeres entre abril del 2013 y abril anterior, más de 500 han sido secuestradas desde que Boko Haram lanzó su insurrección en el norte del país en 2009.

El informe fue publicado al día siguiente de conocerse que 30 adolescentes –varones y muchachas–, algunos de 11 años, fueron plagiados este fin de semana en Borno.

La semana anterior, 60 chicas y jóvenes fueron capturadas en Wagga y Gwarta, dos ciudades de este estado.

Estos secuestros arrojan más sombra sobre el acuerdo de alto el fuego que el Gobierno dijo haber concluido con Boko Haram a mitad de octubre , por el cual debían ser liberadas 219 adolescentes raptadas por los islamistas en abril en la localidad de Chibok.

Una de las exrehenes de Chibok afirmó que fue obligada a cocinar y a limpiar para otras mujeres, que disfrutaban de un trato preferencial “por su belleza”.

Otros testimonios dieron cuenta de violaciones y violencia física. Una mujer aseguró haber sido amenazada de muerte, con una cuerda al cuello, hasta que aceptó convertirse al islam.

Otra adolescente, de 15 años, cuenta que cuando se quejó de ser demasiado joven para casarse, uno de los comandantes le respondió que su hija de cinco años fue desposada el año anterior.