11 abril, 2015
Barack Obama y Raúl Castro participaron en un diálogo bilateral en el marco de la celebración de la Cumbre de las Américas en Panamá este sábado.
Barack Obama y Raúl Castro participaron en un diálogo bilateral en el marco de la celebración de la Cumbre de las Américas en Panamá este sábado.

Panamá

La histórica reunión que mantuvieron este sábado en Panamá los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Cuba, Raúl Castro, duró una hora con veinte minutos y fue productiva, según informó el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

“Los presidentes analizaron los progresos alcanzados desde los anuncios del 17 de diciembre y coincidieron en la importancia de continuar trabajando con el objetivo de conformar el contexto apropiado para proceder a restablecer las relaciones diplomáticas y abrir embajadas en los respectivos países”, dijo Rodríguez en una comparecencia ante los medios.

Por su parte, un alto funcionario norteamericano dijo que no había tensión durante la discusión.

"Expresaron su disposición de avanzar hacia la normalización de las relaciones entre sus países", señaló la fuente bajo reserva de su nombre.

La esperada reunión, la primera entre dos presidentes de ambos países en más de medio siglo, se realizó en una pequeña sala dentro del Centro de Convenciones Atlapa de Panamá, donde se está celebrando la VII Cumbre de las Américas con la presencia de los 35 países del continente y de Cuba por primera vez.

Obama y Castro estaban sentados uno al lado del otro, en un formato similar al que se usa cuando el mandatario estadounidense recibe a un presidente extranjero en el Despacho Oval.

Es una reunión histórica, admitió el propio Obama, quien reconoció también que la historia entre los dos países es complicada.

“Ahora estamos en condiciones de avanzar en el camino hacia el futuro”, subrayó el presidente estadounidense.

Obama reconoció también a Castro que era el momento de que su país intentara algo nuevo en la relación con Cuba porque, a su juicio, la política anterior no funcionó.

Por su parte, Castro dijo que está dispuesto a hablar de todo en el proceso hacia la normalización bilateral.

“Puede ser que nos convenzan de unas cosas y de otras no, no hay que hacerse ilusiones”, sostuvo Castro también.

Al afirmar que los dos países tienen que dialogar con mucho respeto, el mandatario cubano reconoció que existen muchas diferencias entre uno y otro Gobierno.

La reunión de hoy entre Obama y Castro estuvo precedida de una conversación telefónica el pasado miércoles y estuvo centrada en revisar el proceso para la restitución de las relaciones diplomáticas bilaterales, que debe llevar a la reapertura de embajadas en Washington y La Habana.

Esa apertura, para la que aún no hay fecha, también fue tratada en la reunión de tres horas que celebraron el jueves en Panamá el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el canciller de la isla, Bruno Rodríguez, que hasta hoy había sido el contacto de más alto nivel diplomático entre Estados Unidos y Cuba desde 1958.