24 abril, 2014

Tokio. EFE. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegó ayer a Japón, primera parada de una gira de cuatro países asiáticos, con el objetivo de reforzar lazos con sus aliados en la región frente a la creciente fortaleza de China .

Se trata de una ambiciosa gira que llevará al mandatario estadounidense también a Corea del Sur, Malasia y Filipinas, y con la que Washington ha reconocido que busca “ reequilibrar ” el poder frente a la hegemonía china.

La visita se produce en medio de crecientes tensiones diplomáticas y territoriales entre Tokio y Pekín y en un ambiente de inestabilidad, propiciado por las incesantes amenazas de Corea del Norte.

Obama degustó sushi en el primer día de su visita en Japón. | AFP
Obama degustó sushi en el primer día de su visita en Japón. | AFP

Aunque el presidente Obama ya ha viajado a Japón en tres ocasiones , se trata de su primera visita de Estado y la primera de un presidente estadounidense desde la de Bill Clinton hace 18 años.

En medio de tensiones diplomáticas y territoriales con sus vecinos , Tokio busca lanzar el mensaje de que la alianza en seguridad de los dos países es muy fuerte.

Sin embargo, la histórica visita queda un poco empañada a los ojos de Japón debido a la ausencia de la esposa del presidente estadounidense, Michelle Obama.