9 mayo, 2014

Pekín AP. China insistió ayer en que tiene derecho a efectuar prospecciones con el objeto de buscar crudo frente a la costa de Vietnam, y advirtió a su vecino de que abandone inmediatamente el área frente a una plataforma en la que barcos chinos y vietnamitas mantienen tensos enfrentamientos.

Con el conflicto entre las naves desde que China emplazó la plataforma, el pasado fin de semana, en las disputadas aguas del mar del Sur de China, Estados Unidos advirtió a ambas partes que disminuyan las tensiones y pidió a China que aclare los reclamos territoriales que tiene.

La situación destaca la naturaleza de muchas desavenencias territoriales de China con sus vecinos –con ambas partes intercambiando acusaciones de embestir a sus barcos– y planteó la posibilidad de una crisis en el mar del Sur de China que sería el incidente más grave en muchos años.

El principal índice bursátil de Vietnam sufrió su peor baja en un día desde el 2001 por temor a un conflicto entre ambos países vecinos, entre los que persisten dos escaramuzas navales desde 1974 y, además, mantienen un conflicto histórico que se remonta a mil años.

La controversia comenzó el 1.° de mayo cuando China emplazó una plataforma de prospecciones de gran profundidad en aguas cercanas a la isla Paracel, en lo que muchos analistas consideran un especial reclamo de soberanía de esa zona. Vietnam, que sostiene que la isla le pertenece, envió barcos inmediatamente a la zona.

Vietnam dijo el miércoles que barcos chinos embistieron repetidamente y dispararon cañones de agua a sus barcos y mostró videos de los incidentes.