11 marzo, 2014

Pistorius vomita durante el sexto día de su juicio en Pretoria. | EFE
Pistorius vomita durante el sexto día de su juicio en Pretoria. | EFE

Pretoria. AP. Óscar Pistorius sufrió violentas convulsiones y vomitó ayer al escuchar detalles escabrosos de las lesiones sufridas por su novia Reeva Steenkamp, incluida una en la cabeza que fue probablemente la que le causó la muerte, según el médico que hizo la autopsia.

Steenkamp fue baleada con proyectiles que se expanden al hacer impacto, diseñados para causar el mayor daño posible, expresó el experto Gert Saayman en el juicio por homicidio que se le sigue al atleta. Pistorius admite haber hecho los disparos a través de una puerta , pero dice que pensó que había un intruso y no se dio cuenta de que del otro lado estaba su novia.

El testimonio de Saayman no fue transmitido en vivo ni comentado en Twitter por los periodistas presentes debido al contenido explícito, según dispuso la jueza Thokozile Masipa. Los periodistas, no obstante, pudieron informar acerca de lo acontecido, sin transcribir las declaraciones textuales.

Pistorius, atleta de 27 años a quien le amputaron ambas piernas y que se hizo famoso compitiendo con prótesis, se inclinó sobre el banquillo y vomitó cuando escuchó la descripción de las heridas de Steenkamp, tras lo cual la jueza interrumpió brevemente la sesión para darle tiempo a que recuperase la compostura. Al reanudarse la vista, se colocó un balde a su lado, por si volvía a vomitar.

Tras suspenderse la vista hasta mañana, Pistorius permaneció sentado unos minutos, recostado sobre su hermano, quien lo sostuvo con un brazo en la espalda.

Saayman estuvo de pie durante la mayor parte de su testimonio, el cual acompañó de fotos de las heridas de Steenkamp, incluidas una en el lado derecho de la cabeza, otra en el brazo derecho y una tercera en la cadera.

Indicó que cualquiera de esos tres balazos pudo haberla matado.

El brazo derecho de la mujer, de 29 años, estaba partido y tenía varias fracturas en el cráneo como resultado de los balazos, puntualizó el especialista. Había otra herida en una mano.

Saayman también estimó cuándo había comido Steenkamp, a juzgar por lo que encontró en su estómago. Calculó que no más de dos horas antes de morir. Eso pareció contradecir la versión de Pistorius, quien dijo que ambos se habían acostado a eso de las 10 p. m., después de cenar.