Grupo armado con cuchillos atacó una comisaría y oficinas del gobierno en el distrito de Shache

 29 julio, 2014

Pekín.

La región autónoma de Xinjiang es uno de los puntos calientes de China tras décadas de conflicto entre los uigures y la etnia mayoritaria han.
La región autónoma de Xinjiang es uno de los puntos calientes de China tras décadas de conflicto entre los uigures y la etnia mayoritaria han.

Decenas de personas murieron y otras resultaron heridas con cuchillos en un "atentado terrorista" en la región occidental china de Xinjiang, cuyos habitantes son en su mayoría musulmanes, indicó este martes la agencia oficial Xinhua.

Un grupo armado con cuchillos atacó una comisaría y oficinas del gobierno en el distrito de Shache y decenas de civiles uigures (musulmanes) y hanes (de etnia china) murieron, según la policía local citada por la agencia.

"Agentes de la policía en el lugar abrieron fuego y mataron a decenas de miembros" del grupo, añadió Xinhua.

"La investigación inicial indicó que fue un ataque terrorista premeditado", dijo.

Pekín culpa habitualmente a los separatistas de Xinjiang de perpetrar atentados que en el último año han tomado mayor amplitud y se han extendido más allá de la región.

Entre los incidentes que más conmoción causa está un ataque contra un mercado de la capital de Xinjiang, Urumqi, en el que murieron 39 personas en mayo, y un asalto con cuchillos a una estación ferroviaria en Kunming, en el suroeste de China en marzo, que dejó 29 muertos.

Los grupos de derechos humanos acusan al gobierno chino de represión cultural y religiosa que, aseguran, alimenta la inestabilidad en Xinjiang.

Pekín dice que ha estimulado el desarrollo económico en la zona y que defiende los derechos de las minorías en un país con 56 grupos étnicos reconocidos.

Etiquetado como: