2 mayo, 2014

Beirut. AP. Por lo menos 33 personas murieron en un ataque aéreo a una calle transitada en la ciudad norteña de Alepo, que activistas de la oposición atribuyeron a las fuerzas del gobierno de Bashar al-Asad.

El ataque ayer al barrio de Halak, en el sector oriental de la ciudad, que está en poder de los rebeldes, también dejó decenas de heridos, de acuerdo con portavoces opositores que hablaron con la AP.

Varios activistas dijeron que un helicóptero del gobierno arrojó barriles llenos de explosivos que estallaron en una calle repleta de puestos de venta de verduras y carne.

“Fue un caos, muchos de los cadáveres están calcinados”, expresó Hasson Abu Faisal, miembro opositor en Alepo.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que afiliados al grupo contabilizaron 33 muertos en el ataque del jueves, incluso mujeres. El Centro de Prensa de Alepo calculó 44 muertos. Esas discrepancias son comunes inmediatamente después de un ataque.

Los activistas dijeron que Halak, al contrario que otras áreas en poder de la oposición en el este de Alepo, rara vez había sido atacado por el gobierno en los últimos seis meses. Por eso, muchos residentes de áreas vecinas se trasladaron allí pensando que era más seguro.

“Es un área densamente poblada”, indicó Abu Faisal. Agregó que algunos de los comercios en la calle de kilómetro y medio vendían combustible para los generadores eléctricos, que aparentemente se incendiaron durante el bombardeo.

Los hospitales improvisados en el área apenas podían recibir a los heridos, agregó.

La mayor ciudad siria ha sido constante blanco de ataques mortíferos por parte del gobierno. Alepo ha estado dividida en sectores en control del gobierno y de los rebeldes desde hace dos años.

Las fuerzas del presidente Bashar al-Asad han lanzado ataques aéreos y arrojando barriles con explosivos en los distritos ocupados por los rebeldes en la parte oriental de la ciudad, haciendo blanco a veces en escuelas, mezquitas y mercados.

Los ataques se han intensificado en las dos últimas semanas, lo que sugiere que el gobierno esté acelerando su ofensiva en la ciudad antes de las elecciones presidenciales del 3 de junio.

El miércoles, un ataque aéreo del gobierno que hizo impacto en una escuela en Alepo mató a 20 personas, incluso 17 niños, dijeron activistas. El ataque ocurrió cuando maestras y estudiantes preparaban una exhibición de dibujos de los niños sobre la guerra en Siria, agregaron.

La semana pasada, los ataques del gobierno a un mercado de vegetales en el pueblo de Atareb, en la provincia de Alepo, en control de los rebeldes, mató a por lo menos 30 personas.

El principal grupo de oposición respaldado por Occidente, la Coalición Nacional Siria, condenó el ataque del jueves.

Etiquetado como: