Otras 65 personas resultaron heridas y 7 más permanecen desaparecidas

 17 enero, 2014
Filipinas entre la desesperación y el hambre
Filipinas entre la desesperación y el hambre

El Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Riesgo de Desastres elevó hoy a 34 el número de muertos en la última semana a causa de las inundaciones y los deslizamientos de tierra provocados por las intensas lluvias en el sur de Filipinas.

Según el último informe de la agencia, otras 65 personas resultaron heridas y 7 más permanecen desaparecidas a consecuencia de 13 avalanchas y 6 avenidas de agua registradas en la región de Mindanao, afectada desde el sábado pasado por intensas precipitaciones.

En total, unas 460.000 personas en 14 provincias filipinas se han visto afectadas por las fuertes lluvias, de las que más de 212.000 se vieron forzadas a desplazarse y están siendo atendidas en 358 centros de evacuación.

Además, 57 carreteras y 21 puentes han quedado cortados y más de 1.300 hogares han quedado total o parcialmente dañados.

Las lluvias han obligado a cancelar decenas de vuelos domésticos en la última semana, mientras que más de 7.000 pasajeros de embarcaciones han tenido que cancelar sus viajes a causa del mal estado del mar.

La deforestación, la proliferación de yacimientos mineros ilegales, la escasez de infraestructuras y el chabolismo incrementan los efectos devastadores de las intensas precipitaciones y los frecuentes tifones que afectan al archipiélago.

Etiquetado como: