10 agosto

Caracas

Los 545 miembros de la Asamblea Constituyente, aplaudiendo de pie, ratificaron este jueves a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, al cerrar una sesión en la que el gobernante socialista había declarado su subordinación ante ellos.

"Se ratifica al ciudadano Nicolas Maduro (...) como presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, jefe de Estado y de gobierno, y comandante en jefe de la Fuerza Armada", dijo el primer vicepresidente de la Constituyente, Aristóbulo Istúriz, al leer una resolución avalada por el órgano.

El presidente venezolano Nicolás Maduro llegó al Congreso con su esposa Cilia Flores y la jefa de la Asamblea Constituyente, Delcy Rodríguez.
El presidente venezolano Nicolás Maduro llegó al Congreso con su esposa Cilia Flores y la jefa de la Asamblea Constituyente, Delcy Rodríguez.

La presidenta de la controversial Constituyente convocada por el propio mandatario, la excanciller Delcy Rodríguez, aseguró que el texto se aprobaba por "unanimidad".

Los asambleístas –todos chavistas– ofrecían a la vez una estruendosa ovación en el Palacio Legislativo, en un salón adjunto al que usa para reunirse habitualmente el Parlamento de mayoría opositora.

"Vengo a reconocer sus poderes plenipotenciarios, soberanos, originarios y magnos (...). Como jefe de Estado me subordino a los poderes de esta Asamblea Nacional Constituyente", había expresado Maduro en un discurso de unas tres horas frente a los delegados.

La oposición se negó a participar en las elecciones de la Constituyente, realizadas el pasado 30 de julio, por considerarla "un fraude" con el que el presidente pretende instaurar una dictadura comunista.

Estados Unidos, una decena de países de América Latina y la Unión Europea desconocen esa instancia.

La Asamblea Constituyente regirá al país con poderes absolutos al menos por dos años, más allá del fin del mandato de Maduro en enero de 2019. El mandatario asegura que traerá "paz" tras cuatro meses de protestas opositoras que han derivado en violentos disturbios, que dejan al menos 125 muertos.