25 abril, 2015

Ereván AFP. Armenia recordó ayer el centenario de las masacres de 1915, perpetradas por los turcos otomanos, con un homenaje solemne en Ereván. La actividad contó con la presencia de Vladimir Putin y François Hollande, entre otros líderes.

Tras una ceremonia que reunió a delegaciones de cerca de 60 países (dentro de los cuales una veintena ha reconocido oficialmente la existencia del genocidio), una multitud emocionada de armenios llegados del mundo entero marchó en procesión hacia el memorial dedicado a estos acontecimientos; allí depositaron cientos de ramos de flores y velas.

“Estoy aquí para demostrar que los armenios no olvidarán jamás lo que ocurrió hace un siglo. Queremos que Turquía reconozca su culpa y pida disculpas”, declaró Sevan Gedelekian, armenio de la diáspora llegado desde Líbano.

Armenia
Armenia

Ereván calcula que 1,5 millones de personas fueron sistemáticamente asesinadas entre 1915 y 1917 , los últimos años del Imperio otomano. Turquía rechaza este término y alude, en cambio, a una guerra civil en Anatolia, agravada por una hambruna, en la que murieron entre 300.000 y 500.000 armenios y otros tantos turcos.

El presidente francés, que también depositó una ofrenda floral, aseguró que Francia “no olvidará jamás” los sufrimientos de los armenios.

“Me inclino ante la memoria de las víctimas y vengo a decirles que no olvidaremos jamás las tragedias que su pueblo ha padecido”, declaró Hollande.

Por su parte, Putin afirmó que “nada puede justificar las matanzas masivas” y recordó que su país firmó la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

Las palabras de Putin provocaron una reacción airada de Ankara, que condenó una vez más la calificación de “genocidio” y criticó a Moscú por sus “prácticas inhumanas contra turcos y musulmanes” a lo largo de la historia.

Pese a los inéditos gestos conciliadores de Ankara hacia Ereván, como las “condolencias” que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, enviaba a las víctimas armenias, Turquía sigue negando categóricamente el carácter planificado de estas masacres.

“Agradezco a quienes están aquí para confirmar una vez más su compromiso con los valores humanos, para decir que nada ha sido olvidado, que después de 100 años nos acordamos”, dijo el presidente armenio Serge Sargsián durante la ceremonia, también en presencia de los presidentes chipriota, Nicos Anastasiades, y serbio, Tomislav Nikolic.

De los actos en Ereván se hizo eco igualmente la diáspora armenia, con ceremonias de recordación de Los Ángeles a Estocolmo, pasando por París y Beirut.

En Argentina , país con una comunidad armenia de 150.000 a 200.000 personas, la mayor de América y la tercera más grande del mundo, se organizará una misa en memoria de los asesinados en la catedral San Gregorio El Iluminador, en el barrio de Palermo, en Buenos Aires, donde reside gran parte de esta comunidad.

El jueves, en una declaración de su presidente, Joachim Gauck, Alemania reconoció por primera vez el “genocidio” armenio. Pero el mandatario alemán fue más allá, al admitir también la “corresponsabilidad” de su país en ese crimen atribuido a su aliado otomano durante la Primera Guerra Mundial.

Etiquetado como: