26 julio, 2014

Beirut. AFP. El grupo insurgente islamista al Nusra anunció la creación de un segundo Estado islámico en Siria, lo cual divide aún más a la rebelión que lucha contra el régimen de Bashar al Asad.

Al igual que el EI (entonces llamado Estado Islámico de Irak y el Levante, EIIL) en sus inicios, el Frente al Nusra , vinculado con Al Qaeda, está extendiendo su zona de influencia, conquistando pueblos estratégicos y compitiendo con otros grupos rebeldes.

El Estado islámico, que controla las provincias de Deir Ezor y Raqa, en el norte y el este de Siria, lanzó el 9 de junio una fulgurante ofensiva en Irak, que le permitió tomar amplios territorios del norte y centro de este último país.

A fines de junio, EI proclamó un califato en los territorios que controla, desde la ciudad siria de Alepo, en el norte, a la provincia iraquí de Diyala, en el este.

El 11 de julio, circuló en Internet una grabación de audio atribuida al líder de al Nusra, Abu Mohamad al Jolani. En esta se anunciaba la creación de un segundo Estado islámico. “Llegó la hora, oh amados, de crear un emirato en el Levante”, declaró, en ese entonces, Jolani.

Días después de anunciarse la creación de este emirato, estallaron combates por primera vez entre rebeldes sirios y combatientes de al Nosra, hasta ahora aliados en la guerra contra el régimen de Bashar al Asad, indicó el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al Nusra era el principal aliado de los grupos rebeldes que intentan desde hace más de tres años derrocar al régimen de Asad.

Ataques. La tensión en la zona creció ayer, cuando se efectuó un atentado que dejó a al menos 50 soldados sirios muertos en una emboscada que les tendieron los yihadistas del Estado islámico en el norte del país, según el OSDH.

En el momento de la emboscada, los militares efectuaban un repliegue táctico de una posición en la provincia de Raqa (norte), escenario, desde el jueves, de combates y de una violencia sin precedentes entre los dos bandos.

Según el OSDH, cientos de soldados se retiraban de la División-17, que se sitúa en el norte de Raqa y una de tres posiciones aún en manos del régimen, considerada como bastión yihadista del EI.