Para el especialista en conflictos internacionales de la Universidad Nacional, Antonio Barrios, las promesas del presidente Barack Obama traerían pocos cambios en la lucha contra el Estado Islámico

Por: Gustavo Arias R. 11 septiembre, 2014
En la imagen con fecha de junio de este año, muestra militantes inspirados en el grupo terrorista al-Qaeda Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), apuntando a soldados iraquíes. La agrupación anunció que extenderá su operación a India.
En la imagen con fecha de junio de este año, muestra militantes inspirados en el grupo terrorista al-Qaeda Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), apuntando a soldados iraquíes. La agrupación anunció que extenderá su operación a India.

El especialista en conflictos de la Universidad Nacional (UNA), Antonio Barrios, opinó que será muy complejo para Barack Obama cumplir el objetivo de formar una coalición internacional efectiva para luchar contra el Estado Islámico (EI) en Irak y Siria mediante bombardeos aéreos.

Esa fue la gran promesa que el presidente estadounidense le hizo a los ciudadanos norteamericanos este miércoles, un día antes del aniversario 13 de los ataques terroristas al World Trade Center en Nueva York.

Según el analista, para lograr su propósito, Obama tendrá que enfrentar a una opinión pública que no quiere la participación de Estados Unidos en guerras inconclusas (como las de Irak y Afganistán), a unos aliados que ya tienen sus propias estrategias de lucha contra el EI, y a una Rusia que no tolerará ataques dentro del territorio sirio.

El presidente estadounidense también prometió apoyar más a los rebeldes sirios que luchan contra el EI, estrategia que para Barrios es muy peligrosa por la variedad de grupos que integran a los rebeldes.

¿Tiene capacidad los Estados Unidos para formar una coalición internacional sólida contra el EI, como pretende Obama?

La coalición internacional fue lo único nuevo en el discurso de Obama, pero una coalición de ese tipo será difícil de formar porque desde el inicio del conflicto de Siria, en 2011, han existido muchos intereses de países tanto árabes como occidentales. El mayor ejemplo es el caso de Rusia que ya dejó entrever que reaccionará y considerará como agresión cualquier ataque no autorizado en territorio sirio. La coalición contra el EI es solo un discurso diplomático que cambia muy poco a las acciones que ya realiza los Estados Unidos en Irak y Siria.

¿Por qué se decidió Obama a apoyar a los rebeldes sirios ahora, cuando llevan ya tres años de conflicto?

Lo que pasa es que no es cierto que occidente no le ha dado armas a los rebeldes, solo que lo hace por vías secretas. La misma CIA lo ha reconocido, lo que Obama ha tratado es de dar la idea de que no tienen una participación directa en el conflcito, por el costo político que eso implica y porque contrasta con sus promesas de campaña.

¿Qué tan peligroso es apoyar a una oposición que está llena de milicianos?

Una de las cosas que temo es que estos ataques aéreos propicien la caída de al-Asad (presidente de Siria), es decir que se usen no solo para atacar al Estado Islámico sino a bastiones del ejército sirio. Cuidado que estos ataques podrían tener un doble sentido y terminar en algo similar a lo que pasó en Libia tras la caída de Muamar Gadafi, es decir una guerra tribal.

“Se trata de un principio fundamental de mi presidencia: si amenazas a Estados Unidos, no encontrarás un santuario seguro en ningún lugar del mundo”, dijo Barack Obama.

¿Será suficiente con hacer ataques aéreos?

Lo que está ocurriendo es que no hay condiciones políticas o económicas para que los Estados Unidos tengan tropas en tierra, pero hay una cuestión importante que es que ninguna guerra se gana solamamente por la vía aérea, pero solo con el tiempo se podrá saber si los Estados Unidos deberán cambiar de estrategia.

¿Por qué se hizo el anuncio un día antes del aniversario del 11 de setiembre?

Porque el 11 de setiembre mueve mucha fibra sensible en los Estados Unidos, era una fecha importante para recordar que pasó hace 13 años y también porque el pueblo estadounidense pide más trabajo para luchar por la recuperación económica y menos gasto en conflictos.