16 mayo, 2015

Londres

Amnistía Internacional (AI) ha pedido en una carta abierta divulgada hoy en Londres al presidente paraguayo, Horacio Cartes, que proteja los derechos de una niña de 10 años embarazada presuntamente como consecuencia de los abusos sexuales cometidos por su padrastro.

La misiva, que está firmada por el secretario general de la organización humanitaria, Salil Shetty, hace referencia a un caso que ha conmocionado a la opinión pública internacional, al revelar también la existencia de otras situaciones de menores embarazadas en ese país.

"Hace ya tres semanas que se detectó su embarazo y el Estado continúa sin darle la posibilidad de un aborto, violando sus derechos humanos", escribió Shetty, quien recordó a Cartes que continuar con la gestación en esta situación es "cruel".

"Señor Presidente -dice en el texto-, le insto respetuosamente a que como máxima autoridad del Estado paraguayo corrija esta gravísima vulneración de los derechos humanos de esta niña de 10 años. Las consecuencias para la vida y la integridad física y mental de esta niña son graves, y añadirán un sufrimiento inconmensurable al que ya ha pasado".

El dirigente de AI señaló que la Organización Mundial de la Salud estima que los embarazos infantiles "son sumamente peligrosos para la salud de las niñas", pues pueden dar lugar a complicaciones y, en algunos casos, a la muerte, especialmente porque su cuerpo no está totalmente desarrollado para asumir un embarazo.

"A esto -agregó Shetty- se debe añadir la severa angustia emocional a la que una niña violada está sometida, y que sin duda está aumentando por el embarazo, y la perspectiva del parto y la maternidad, para los que claramente no está preparada".

Un grupo de expertos de la ONU ya denunció esta semana a Paraguay por "no cumplir con su responsabilidad de actuar con la debida diligencia" en el caso de la niña embarazada de 10 años.

Según las cifras de 2014, que todavía son provisionales, 684 niñas de entre 10 y 14 años dieron a luz en Paraguay, mientras que unos 20.000 de los alumbramientos fueron de adolescentes de 15 a 19 años.

Etiquetado como: