11 mayo
Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias este jueves en la ciudad de Tabqa.
Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias este jueves en la ciudad de Tabqa.

Cerca de la represa de Tabqa

Una alianza kurdo-árabe rastreaba este jueves los alrededores de Tabqa, en el norte de Siria, tras expulsar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) de esta localidad situada al oeste de Raqa, el principal bastión de esa organización en el país en guerra.

Se trata de una de las victorias más importantes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la alianza apoyada por Estados Unidos que lucha desde el 2015 contra el grupo yihadista más temido en el mundo.

Además de la ciudad, las FDS se apoderaron el miércoles de la represa de Tabqa, la más grande de Siria.

"Las operaciones de rastreo continúan en la ciudad. Las FDS pudieron desplegarse en la presa durante la noche", indicó Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). "Pero los civiles siguen sin poder tener acceso a ciertas partes de la ciudad debido a las minas" colocadas por el EI, precisó.

El mando de las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio (Centcom) celebró en un comunicado la "liberación" de Tabqa, tras una operación en la que participó la aviación de la coalición internacional antiyihadista liderada por Washington.

Los últimos miembros del EI presentes en la ciudad y en la represa cedieron sus posiciones a las FDS antes de darse a la fuga y de ser bombardeados por la coalición, precisó Centcom. Antes, los soldados de la alianza kurdoárabe los habían obligado a "desactivar" sus explosivos en torno a la presa y a entregar sus "armas pesadas", añadió.

El martes, Estados Unidos anunció por primera vez que iba a suministrar armas a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), para disgusto de Turquía, aliado de Washington en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que califica a esas tropas de grupo "terrorista".

Las YPG han difundido el jueves un video que muestra a combatientes y niños bailando la dabke (danza tradicional en Medio Oriente) en Tabqa.

En otro video se puede ver a un grupo de niños tarareando con entusiasmo ante la cámara "¡la presa ha sido liberada!".

Situada en el río Éufrates, Tabqa es una ciudad clave en la ruta hacia Raqa, principal bastión del EI en Siria.

Desde que las FDS lanzaran en noviembre la ofensiva llamada "Cólera del Éufrates", esta alianza pudo reconquistar extensos territorios en la provincia de Raqa, con la ayuda de los bombardeos aéreos estadounidenses, y cortar las principales rutas alrededor de la ciudad.

Sus combatientes se encuentran ahora a 8 kilómetros de la localidad y el cerco se estrecha antes del asalto final.

Además de los ataques aéreos, las FDS cuentan con la ayuda de asesores estadounidenses y con los cañones de los marines desplegados hace unos meses.

Las YPG son mayoritarias en las FDS, y Estados Unidos las ve como su principal aliado en la lucha contra el EI en Siria.

Ankara considera, sin embargo, a las YPG como la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un movimiento separatista de Turquía. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que visitará al presidente estadounidense Donald Trump el 16 de mayo, instó a Washington a "cambiar inmediatamente" su decisión de armar a las fuerzas kurdas en Siria.

Desde el principio de la guerra siria en marzo del 2011, las tropas kurdas se han distanciado del régimen y de los rebeldes, y han creado una administración semiautónoma en el norte y el noreste del país, donde se han convertido en la punta de lanza de las fuerzas anti-EI.

Después de que fracasaran todos los intentos de poner fin al conflicto, Rusia e Irán, aliados del régimen de Bashar al-Asad, y Turquía, que apoya a los rebeldes, cerraron el 4 de mayo un acuerdo sobre "zonas de distensión" en Siria con el objetivo de detener los combates.

Se espera que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas estudie la próxima semana este acuerdo, que suscitó ciertos recelos entre los países occidentales.

Asad ha declarado este jueves a los medios sirios que las cinco rondas de negociaciones de paz celebradas en Ginebra sólo habían sido "un acontecimiento mediático" cuyo objetivo era llevar al régimen a "hacer concesiones".

Etiquetado como: