20 julio, 2014

El alcalde opositor del municipio oriental de Arismendí, Enrique Franceschi, fue asesinado a puñaladas en el interior de su vivienda, confirmó el domingo la Fiscalía General de Venezuela.

“El cuerpo sin vida de Franceschi fue hallado en horas de la mañana de este domingo 20 de julio con múltiples heridas causadas con arma blanca, dentro de su vivienda en Río Caribe” , un poblado que se ubica a unos 450 kilómetros al este de Caracas, indicó la Fiscalía General en un comunicado. No dio más detalles.

De manera preliminar las investigaciones apuntan que fue víctima de delincuentes, se informó.

Franceschi fue elegido alcalde en diciembre del 2013 y era miembro de la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) , una coalición de partidos opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

La Asociación de Alcaldes por Venezuela, que agrupa a 76 alcaldes opositores, indicó en un escrito que “Franceschi tenía 35 años y era uno de los alcaldes más jóvenes de la Unidad. Actualmente se encontraba trabajando para crear una policía municipal y ofrecerle seguridad a los más de 3.000 pescadores” que viven en esa zona de oriente.

“Este líder se suma a la innumerable lista de venezolanos que han perdido su vida como consecuencia de la violencia que padece nuestro país” , agregó el comunicado de los alcaldes, quienes pidieron que su caso “no quede impune como ha pasado con tantos otros venezolanos”.

Los delitos con armas de fuego, violaciones, secuestros y homicidios son frecuentes en esta nación de más de 28 millones de habitantes. Los asesinatos se han cuadruplicado en los últimos 15 años, con más de 24.000 el año pasado, según estimaciones del Observatorio Venezolano de Violencia, una ONG local.

El gobierno de Maduro, sucesor del difunto Hugo Chávez, rechaza las estadísticas de ese organismo.

Entre 1998 y 2013, la tasa de homicidios se ha incrementado de 19 a 79 fallecidos por cada 100.000 habitantes, señala el Observatorio. En contraste, los indicadores oficiales presentados a comienzo de 2014 por el ministro de Relaciones Interiores dicen que el año pasado la tasa de asesinatos se redujo de 50 a 39 por cada 100.000 personas.