28 mayo, 2014

Naciones Unidas

El reclutamiento de combatientes extranjeros por parte de al-Qaida ha adquirido un alcance mundial en la red terrorista y podrían convertirse en organizaciones panárabes y paneuropeas de extremistas, advirtió el miércoles el presidente de la comisión de la ONU a cargo de las sanciones contra al-Qaeda.

El embajador de Australia ante la ONU, Gary Quinlan, dijo en el Consejo de Seguridad que las naciones de África del Norte, Oriente Medio y Europa ya se enfrentan a la realidad del regreso de “combatientes extranjeros curtidos en la batalla” .

Indicó que existe una “tendencia hacia un mayor reclutamiento de combatientes extranjeros” por parte de al-Qaeda y sus organizaciones afiliadas en "varios teatros de operaciones” , particularmente en Siria.

Un reciente informe presentado por los expertos de la ONU especializados en sanciones contra al-Qaeda indicó que un gran número de extranjeros se han sumado a Jabhat al-Nusra, organización afiliada a al-Qaida en Irak que combate contra el gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

Dirigentes tribales yemeníes hablan durante una reunión comunal que tuvo lugar el martes después de una incursión policial a un refugio de combatientes de al-Qaeda en la región de Arhab, al norte de Saná.
Dirigentes tribales yemeníes hablan durante una reunión comunal que tuvo lugar el martes después de una incursión policial a un refugio de combatientes de al-Qaeda en la región de Arhab, al norte de Saná.

“Mientras miles de combatientes extranjeros participan en conflictos junto a los milicianos locales” , destacó Quinlan, “se establecen los vínculos que el equipo observador pronostica podría formar redes panárabes y paneuropeas de extremistas” .

Quinlan presentó su informe al Consejo de Seguridad una semana después que el Consejo declaró formalmente a Boko Haram un grupo terrorista vinculado con al-Qaeda. El Consejo impuso sanciones contra los extremistas islámicos que han lanzado una ola de ataques mortales y el reciente secuestro de casi 300 niñas escolares en Nigeria.

Por su parte, el presidente Barack Obama dijo el miércoles a los graduandos de la Academia Militar de West Point que la amenaza del terrorismo ha cambiado de una al-Qaeda centralizada a un conjunto de afiliadas y que Estados Unidos tiene que adaptarse.

Capacidad de adaptación. Quinlan señaló que al-Qaeda y sus afiliadas se han acostumbrado a sacar provecho de los cambios en las situaciones políticas y oportunidades para impulsar sus actividades.

Como un ejemplo de la adaptabilidad de al-Qaeda, Quinlan señaló al movimiento de los miembros de milicias de al-Qaeda en el Magreb Islámico, desde Malí y Argelia hasta el sur de Libia, donde se han reagrupado.

Asimismo, los expertos de la ONU también destacaron el cambio generacional de los líderes de al-Qaeda, que ahora es de entre 30 y 40 años, con nuevas perspectivas filosóficas y técnicas para reclutar a posibles seguidores.

En el norte de Nigeria por ejemplo, una nueva generación de milicianos más jóvenes de Boko Haram “ ha dado como resultado una creciente propensión a la violencia y menor tolerancia hacia el liderazgo religioso local ” , destacó Quinlan.