La autoría del ataque es todavía confusa, ya que mientras que la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, acusa a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo de haberlo perpetrado, esta fuerza lo rechaza categóricamente y culpa a los yihadistas.

 15 septiembre, 2014
Varios kurdos vigilaron ayer la ciudad de Bashiqa, cerca de Mosul. | AFP
Varios kurdos vigilaron ayer la ciudad de Bashiqa, cerca de Mosul. | AFP

Al menos 22 personas murieron ayer, entre ellas ocho menores, en un ataque contra los pueblos de Tal Jalil y Hayía, en la provincia septentrional siria de Al Hasaka, donde se enfrentan milicianos kurdos contra militantes del Estado Islámico (EI).

La autoría del ataque es todavía confusa, ya que mientras que la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, acusa a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo de haberlo perpetrado, esta fuerza lo rechaza categóricamente y culpa a los yihadistas.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos precisó que los muertos son ocho menores, doce hombres y dos mujeres, y agregó, citando a fuentes opositoras, que los atacantes fueron combatientes de esa milicia kurda.

La CNFROS elevó la cifra de fallecidos a 55 civiles y subrayó que los kurdos asaltaron esas localidades con lanzagranadas, según los datos que le ha proporcionado la Red Siria de Derechos Humanos.

Por su parte, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo negaron cualquier implicación en ese ataque y acusaron al EI de haber irrumpido en esos pueblos y haber asesinado a los vecinos que se opusieron a ellos o trataron de escaparse.

Los kurdos de Siria se concentran, sobre todo, en la provincia de Al Hasaka (noreste); y en las regiones de Afrin y de Ain al Arab, también denominada Kobani, en Alepo (norte), y suponen el 9 por ciento de la población del país.

Las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo son una de las milicias que está presentando una oposición más dura a los avances del EI, que proclamó un califato en junio en Irak y Siria.

El brazo político de esta facción, el Partido de la Unión Democrática (PYD, en sus siglas en kurdo), principal grupo político kurdo-sirio, no está integrado dentro de la CNFROS porque considera que esta alianza no tiene un plan claro para crear un Estado federal en caso de ser derrocado el régimen del presidente Bachar al Assad.

Etiquetado como: