15 junio, 2014

Kabul. AFP. Millones de afganos acudieron a las urnas ayer para dirimir la elección presidencial a pesar de los ataques talibanes que causaron más de un centenar de muertos.

Cerca del 52% del electorado votó para elegir al sustituto de Hamid Karzai, el presidente que llevó las riendas del país en los últimos 13 años, según una estimación oficial de la Comisión Electoral.

Eso representa 7 millones de afganos, un éxito en un país plagado aún de violencia y corrupción .

“Durante la jornada murieron 11 policías, 15 soldados y 20 civiles, así como 60 insurgentes”, declaró el ministro del Interior, Omar Daudzai.

“Hubo víctimas entre nuestras filas, pero el enemigo no consiguió” frenar el proceso electoral, añadió.

Es la primera vez en la historia del país que dos presidentes afganos elegidos democráticamente se traspasan el poder.

Los afganos fueron convocados ayer a las urnas para elegir entre el exministro de Relaciones Exteriores y principal favorito, Abdula Abdula, de 53 años, que fue vocero del célebre comandante Masud, y el ex economista del Banco Mundial Ashraf Ghani, de 65 años. Ellos obtuvieron en la primera vuelta del 5 de abril anterior 45% y 31,6% de votos, respectivamente.

“A pesar de las inmensas dificultades, estos comicios fueron organizados con el éxito esperado”, declaró el jefe de la Comisión Electoral, Ahmad Yusuf Nuristani.

Los dos candidatos acudieron a las urnas por la mañana en Kabul y se comprometieron a luchar contra la corrupción y a desarrollar la economía de su país que todavía depende de la ayuda internacional.

Desafío. Ignorando las amenazas de los talibanes , los votantes se movilizaron en todo el país y mostraban, con orgullo, la tinta antifraude que llevaban en los dedos.

“Se escucharon algunas explosiones en la ciudad, pero no nos da miedo; no nos van a impedir votar”, dijo Ahmad Jawid, de 32 años.

En Kabul, un importante dispositivo de seguridad fue visible en las calles de la capital, patrullada por fuerzas afganas decididas a repeler el ataque de los talibanes.