28 julio, 2013

Damasco. EFE. El régimen de Damasco anunció ayer que logró un acuerdo con la ONU sobre “los medios para seguir adelante” con la misión del panel que debe investigar el presunto uso de armas químicas en el conflicto en este país.

El Ministerio de Relaciones Exteriores lo reveló en un comunicado conjunto con la ONU, publicado en la página web de la agencia de noticias oficial, Sana.

Un soldado sirio participa en combate en un barrio de Homs. | EFE.
Un soldado sirio participa en combate en un barrio de Homs. | EFE.

Este anuncio se dio después de que el miércoles pasado el jefe de esa misión, Ake Sellström, y la alta representante de Naciones Unidas para el Desarme, Ángela Kane, llegaran a la capital siria para analizar con las autoridades los detalles del despliegue de la misión.

Hasta ahora, el equipo de investigadores de la ONU no ha recibido permiso del régimen sirio para desplegarse en el país por las diferencias sobre el alcance de la misión.

En su nota, la cancillería explicó que Sellström y Kane visitaron Damasco entre el 24 y el 25 de julio, tras una invitación del Gobierno sirio.

Los responsables de la ONU se entrevistaron con el canciller, Walid al-Mualem, con quien analizaron la labor de la misión en unas conversaciones “globales y fructíferas”, consignó el comunicado.

El régimen no dio más detalles sobre los términos del acuerdo alcanzado.

El Gobierno sirio quiere que el trabajo de los inspectores se ciña solo a la localidad de Jan al Asal, en la provincia septentrional de Alepo, donde, según sus cifras, 26 personas murieron en marzo pasado en un ataque de los rebeldes con sustancias químicas.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, ha reiterado en varias ocasiones la necesidad de que la misión de la ONU tenga acceso ilimitado a todo el territorio.