6 agosto, 2014

Buenos Aires. AFP. La líder histórica de la organización humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo , Estela Carlotto, recuperó ayer tras una incesante búsqueda a su nieto, de 36 años, quien fue robado por la dictadura argentina (1976-83) después de nacer durante el cautivero de su madre, asesinada por el régimen.

“El resultado es positivo. Hemos encontrado a mi sobrino. Él se presentó voluntariamente, se hizo un examen de ADN y dio 99,9% de coincidencia. Es una emoción terrible”, dijo al canal Todo Noticias Kivo Carlotto, hijo de Estela y tío del joven, además de secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Guido, ese es el nombre que le había puesto su madre, Laura Carlotto, secuestrada durante la dictadura mientras estaba embarazada y asesinada luego de dar a luz el 26 de junio de 1978, según el relato de una compañera de cautiverio.

Desde entonces, Estela Carlotto, ahora de 83 años, buscó a su nieto, de nacionalidad italiana y argentina. Siempre manifestó su convencimiento de que estaba vivo y su tarea la llevó a ser postulada para el Premio Nobel de la Paz.

La vida de Carlotto fue llevada al cine en la película Verdades verdaderas , basada en hechos reales que recorren 40 años de la historia de alguien que se define como “una mujer común” que las circunstancias llevaron al primer plano de la lucha por los derechos humanos.

La noticia del hallazgo de su nieto le fue dada a Carlotto por la jueza federal María Servini de Cubría, a cargo de varios casos vinculados al robo de bebés en la dictadura, contó la propia magistrada.

Servini de Cubría dijo que el joven, que se llama Ignacio Hurban, de la ciudad de Olavarría, 350 km al suroeste de Buenos Aires, “se presentó en la Conadi (Comisión Nacional de Identidades)”.

El nieto de Carlotto es el 111.° hallado por Abuelas de unos 500 bebés y niños robados por la dictadura.