Un 78 % no está de acuerdo con que las parejas del mismo sexo puedan adoptar niños.

 21 junio, 2015

La Paz

El 74 % de los bolivianos está en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, mientras que el 67 % de la población del país andino se opone a la legalización del aborto, según un sondeo recogido hoy en la prensa local.

La encuesta, publicada por el diario Página Siete, se enmarca en la próxima visita del papa Francisco a Bolivia y replica algunas de las preguntas que el pontífice planteó a los católicos el año pasado con motivo del Sínodo de la Familia.

Una pareja homosexual contrajo matrimonio en el consulado británico de República Dominicana, en diciembre pasado. Esta imagen fue tomada en el momento de la boda. Tres países hicieron la consulta a la Cancillería tica sobre qué procedería en el país. | ARCHIVO LA NACIÓN
Una pareja homosexual contrajo matrimonio en el consulado británico de República Dominicana, en diciembre pasado. Esta imagen fue tomada en el momento de la boda. Tres países hicieron la consulta a la Cancillería tica sobre qué procedería en el país. | ARCHIVO LA NACIÓN

Según esta consulta, el 74 % de los bolivianos rechaza el matrimonio homosexual, y el 78 % no está de acuerdo con que las parejas del mismo sexo puedan adoptar niños.

En Bolivia, la unión homosexual no está recogida en la ley, aunque el Legislativo tiene sobre la mesa desde hace dos años un proyecto de ley de unión civil entre personas del mismo sexo, si bien los colectivos homosexuales han denunciado reiteradamente que la iniciativa está paralizada sin que exista voluntad oficial de impulsarla.

El apartado de la encuesta referente al aborto revela que el 67 % de los consultados está en contra de su despenalización.

El aborto es ilegal en Bolivia excepto en casos de violación, incesto, estupro o si existe riesgo para la vida de la mujer.

En febrero del año pasado, el Tribunal Constitucional boliviano resolvió no despenalizar el aborto, aunque eliminó la obligatoriedad de contar con una resolución judicial para poder interrumpir un embarazo bajo los supuestos admitidos por la ley.

Hasta ese momento, una mujer embarazada en las circunstancias en las que la ley permitía abortar necesitaba tener la autorización de un juez, un permiso que a veces se retrasaba y llegaba cuando la gestación ya se encontraba demasiado avanzada, o incluso tiempo después del nacimiento.

Otra de las cuestiones consultadas fue la posibilidad de que las personas divorciadas puedan recibir los sacramentos, lo que fue rechazado por el 52 % de los encuestados, mientras que el 61 % afirmó no estar de acuerdo con que los curas y las monjas puedan casarse.

En cuanto a la religión practicada, el 74 % de las personas consultadas se declaró católica, el 22 % dijo ser cristiano no católico y el 3 % se definió como agnóstico o ateo.

La consulta la efectuó la empresa Mercados y Muestras y se basa en entrevistas realizadas a 800 personas en 40 localidades de Bolivia a principios de junio.

El papa Francisco visitará Bolivia entre el 8 y el 10 de julio próximo, dentro de una gira suramericana que incluye también Ecuador y Paraguay.