Cruz Roja informa de llegada de 35 toneladas de ayuda médica a Saná

 12 abril, 2015

Asad. AFP. Más de 500 rebeldes chiitas yemenitas murieron en combates con el ejército saudí en la frontera entre ambos países desde el inicio de las operaciones de la coalición que combate a los insurgentes, anunció el sábado Arabia Saudí.

Se trata del primer balance de pérdidas de los chiitas divulgado por una de las partes desde el inicio de la campaña aérea en Yemen, el 26 de marzo, por parte de Arabia Saudí y sus aliados.

“Más de 500 milicianos hutíes han muerto en los enfrentamientos en la frontera desde el inicio de la operación Tormenta Decisiva, informó en comunicado el ministerio de Defensa.

Los rebeldes, que iniciaron su campaña en Sada, en el norte de Yemen, controlan ya Saná, varias regiones del centro y oeste del país y algunas partes de Adén, de donde huyó el presidente Abd Rabo Mansur Hadi, hoy refugiado en Arabia Saudí.

Más temprano, el portavoz de la coalición, el general de brigada Ahmed Assiri dijo que desde el 26 de marzo se han llevado a cabo 1.200 ataques y agregó que las operaciones “van a seguir”.

Tras ser preguntado sobre si habría una ofensiva terrestre, el funcionario afirmó : “en el momento oportuno, pasaremos a la acción en tierra”.

Seis militares saudíes han muerto por disparos y artillería provenientes de Yemen desde el inicio los bombardeos de la coalición de naciones árabes.

En el sur del país, los enfrentamientos entre rebeldes chiitas y partidarios del presidente dejaron al menos 50 muertos, según fuentes militares y médicas.

Tras la muerte de 25 personas en la noche del viernes, 13 rebeldes y 4 combatientes favorables a Hadi cayeron en el tiroteo que siguió a una emboscada tendida a los milicianos chiitas al oeste de Adén, segunda ciudad del país.

La ONU pidió el viernes que se instaurara una “pausa humanitaria inmediata”, de al menos unas horas al día en el país para hacer llegar la ayuda a la población más fácilmente.

Llega ayuda. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) anunció la llegada, el sábado al aeropuerto de Saná, de un cargamento con 35,6 toneladas de asistencia médica y de equipos de socorro, con lo que suman 51,6 toneladas en dos días.

De este último cargamento, “32 toneladas son de ayuda médica y el resto, material para purificar el agua, generadores de corriente eléctrica y tiendas de campaña”, declaró la portavoz del CICR en Yemen, Marie-Claire Feghali.

“Si la guerra continúa a este ritmo, necesitaremos más medios”, consideró la portavoz del CICR en Yemen.

Para hacer llegar la ayuda a las diferentes regiones del país, “se contactará con todas las partes sobre el terreno con el fin de asegurar un corredor (humanitario) seguro”, dijo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 650 personas han muerto y más de 2.000 han resultado heridas en la reciente escalada del conflicto.

Sin embargo, las cifras reales son mayores, pues gran cantidad de cuerpos no son enviados a los hospitales, sino que se entierran directamente, según funcionarios de la ONU.

Los intensos combates en el sur de Yemen han obligado a muchos civiles a cruzar el golfo de Adén, informó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que precisó que unos 900 yemeníes arribaron al cuerno de África en los últimos diez días.

ACNUR se prepara para recibir en los seis próximos meses a 30.000 nuevos refugiados en Yibuti y hasta 100.000 en Somalia, indicó el portavoz Adrian Edwards en Ginebra.