4 octubre, 2014

La Habana. AFP. Un tribunal cubano condenó a penas de entre seis y 20 años de prisión a tres empresarios canadienses y 14 funcionarios cubanos, involucrados en un caso de corrupción que provocó pérdidas a la Isla por más de $91 millones, informó ayer la prensa local.

Los tres empresarios canadienses son Vahe Cy Tokmakjian, presidente de la sucursal en La Habana de Tokmakjian Group Inc., con sede en Ontario, quien fue condenado a 15 años de cárcel, y los ejecutivos de esa empresa Claudio Franco Vetere (10 años) y Marco Vinicio Puche Rodríguez (8 años), precisó el diario oficial Granma .

En ese mismo proceso fue condenado a 20 años de cárcel, la pena más larga, el ex viceministro cubano del Azúcar, Nelson Labrada, y a entre seis y 12 años un grupo de exfuncionarios locales o empleados de la empresa canadiense.

Todos fueron sancionados “por delitos de cohecho y falsificación de documentos bancarios y de comercio de carácter continuado, actos de perjuicio de la actividad económica o la contratación, actividad económica ilícita, tráfico de divisas, estafa y evasión fiscal”.

Daño económico. Esos delitos, cometidos “en sectores de la agroindustria azucarera, la minería y el turismo”, dejaron al país una afectación económica de $91,7 millones, según Granma .

El diario subrayó que Tokmakjian, de 74 años y arrestado en el 2011, “deberá resarcir a las entidades cubanas que resultaron afectadas por estos hechos y al Estado cubano (...) con sus bienes, derechos y acciones y de manera subsidiaria con el patrimonio de las compañías Tokmakjian Group Inc., Tokmakjian Limited, CYMC Corp., Tokmakjian International Inc., y Perry Intertrade Inc.”, todas implicadas en el caso de corrupción.

De los restantes 13 cubanos sancionados, cuatro son funcionarios del extinto Ministerio del Azúcar, suprimido durante la reorganización estatal; tres exdirectores del también eliminado Ministerio de Industria Básica, y uno del Ministerio de Turismo. Otros cinco trabajaban para Tokmakjian Group.

Además de vender a Cuba equipo para construcción y minería, el grupo Tokmakjian representaba en Cuba a Hyundai, entre otras marcas de autos, y estaba asociado con dos empresas de transporte.