Los comercios alejados de las áreas conflictivas abrieron sus puertas, pero la mayoría de los colegios de Trípoli se mantienen cerrados por seguridad.

 20 marzo, 2014
Mujeres muestran fotografías de víctimas de la violencia doméstica en Líbano.
Mujeres muestran fotografías de víctimas de la violencia doméstica en Líbano.

Al menos 16 personas han muerto, entre ellas un militar, y un centenar han resultado heridas en una semana de enfrentamientos entre suníes y alauíes en la ciudad de Trípoli, en el norte del Líbano, informaron hoy a Efe fuentes policiales.

Los choques, por momentos muy violentos, sobre todo durante la noche, estallaron el jueves pasado y han obligado a muchos habitantes a abandonar sus hogares para refugiarse en zonas más seguras.

Los enfrentamientos afectan a los vecinos de los barrios rivales de Bab el Tebaneh, de mayoría suní y simpatizante de los rebeldes sirios, y Yabal Mohsen, de predominio alauí, secta a la que pertenece el presidente sirio, Bashar al Assad.

En las últimas horas, los combates se desarrollaron en las zonas del Mercado de trigo, Haret el Berranieh, Calle Siria, Baal Darwich, Proyecto Hariri, Haret Yedideh y Rifi, entre otras.

Los comercios alejados de las áreas conflictivas abrieron sus puertas, pero la mayoría de los colegios de Trípoli se mantienen cerrados por seguridad.

Los intentos de apaciguar la situación en la segunda ciudad del Líbano, que vive su vigésima ronda de violencia desde 2011, han sido infructuosos hasta ahora.

El primer ministro, Taman Salam, anunció que tras el voto de confianza del Parlamento a su Gobierno, previsto para hoy, van a elaborar un plan para poner fin a esa situación.

Estos nuevos enfrentamientos coincidieron con la ofensiva lanzada contra la ciudad siria de Yabrud, al norte de Damasco, que cayó el domingo pasado en manos del ejército sirio, ayudado por el grupo chií libanés Hizbula.

Relacionado con esa ofensiva, al menos 35 heridos sirios fueron trasladados hoy al norte del Líbano para que reciban tratamiento en los hospitales de esa región, señaló la agencia oficial ANN.

La aviación siria ha bombardeado además estos días áreas del valle oriental de la Bekaa y los alrededores de la población de Arsal, en el noreste y de mayoría suní.

Los bombardeos afectaron hoy a la localidad de Ajram, en las montañas de Arsal, sin que por el momento se haya informado de la existencia de víctimas.

También se ha producido en las últimas horas una escalada de la tensión en la región septentrional de Wadi Jaled, fronteriza con Siria.

Según la ANN, ráfagas de ametralladora y de armas de medio calibre se escuchan en la localidad de Bkayaa, cuyo paso fronterizo con Siria está cerrado desde hace tiempo por seguridad.

Las aldeas libanesas de Bokayaa y Bani Sajr fueron alcanzadas por disparos de artillería, que destruyeron varias viviendas, debido a los combates que libran en el lado sirio de la frontera el ejército y los rebeldes.

Desde el inicio del conflicto sirio en marzo de 2011, la seguridad se ha deteriorado en el Líbano con un aumento de enfrentamientos sectarios, atentados terroristas y bombardeos en zonas fronterizas.

Etiquetado como: