24 julio

Ciudad de Guatemala

Al menos 12 internos de un correccional para menores en la capital de Guatemala resultaron heridos este lunes en un motín en el centro, donde hace tres semanas otros disturbios dejaron tres muertos, informaron las autoridades y socorristas.

Los incidentes ocurrieron en el Centro Juvenil de Privación de Libertad para Varones II, conocido como "Las Gaviotas", en la periferia sur de Ciudad de Guatemala, dijo a la AFP Pamela Motta, portavoz de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, institución a cargo del centro.

El ministro del Interior, Francisco Rivas, explicó por su lado a periodistas que los disturbios iniciaron tras una riña entre entre pandillas rivales.

Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Civil de Guatemala recapturaron a los adolescentes que escaparon de 'Las Gaviotas'.
Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Civil de Guatemala recapturaron a los adolescentes que escaparon de 'Las Gaviotas'.

Las autoridades entablaron una mesa de dialogo para que los reclusos depusieran el motín pero, tras varias horas de tensión, las fuerzas especiales de la policía retomaron por la fuerza el control del centro, agregó Rivas.

"Luego de dialogar y de no llegar a un acuerdo se procede con la fuerza para retomar el control en Las Gaviotas", declaró el ministro.

Durante los disturbios los bomberos atendieron al menos a 12 internos heridos. Además, las fuerzas de seguridad arrestaron al padre de un reo luego de que un grupo de familiares lanzara piedras contra los uniformados.

Una decena de adolescentes que habían escapado por los techos de inmuebles colindantes al centro fueron recapturados.

El correccional resguarda a unos 400 jóvenes en conflicto con la ley, la mayoría integrantes de las temidas pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha.

El pasado 3 de julio, un motín dejó tres internos muertos en una revuelta en demanda de mejores tratos y beneficios.

En abril pasado, presos del mismo correccional -en su mayoría pandilleros- protagonizaron otro motín en el que hirieron a varios guardias para exigir visitas conyugales y estufas.