La violencia en Siria había provocado el martes por lo menos 99 muertos, incluyendo 41 civiles

 17 abril, 2013

Beirut (AFP). Un cohete disparado por tropas gubernamentales provocó la muerte de por lo menos 12 personas, incluyendo mujeres y niños, en la localidad de Bweida, en el centro de Siria, aseguró el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH, con sede en Gran Bretaña), al tiempo que la Fuerza Aérea atacaba enclaves rebeldes en la región de Qusayr.

"El número de personas muertas por el disparo de un cohete disparado por el ejército en Bweida llega a 12, incluyendo un niño y una niña, dos mujeres y ocho hombres", informó la entidad, en referencia a esta localidad de la provincia de Homs.

Al mismo tiempo, tres combatientes rebeldes murieron en la localidad próxima de Abel, donde "el régimen utilizó aviones de combate y cohetes", según el OSDH.

Los aviones también atacaban Karam Huweimed y Tariq al Bab, en la provincia de Alepo.

"El régimen se apoya en combatientes leales al (movimiento chiita libanés) Hezbolá y el movimiento (paramilitar) Fuerzas Nacionales de Defensa para arrancar a los combatientes rebeldes de la zona rural de Homs", dijo el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

"El ejército está tratando de aislar a los rebeldes Qusayr", dijo a la AFP.

En tanto, el periódico oficial Al Watan informó que las fuerzas armadas mantenían los esfuerzos para avanzar sobre posiciones rebeldes en la provincia de Alepo.

"En Alepo, el ejército hizo progresos en su plan de abrir la principal ruta de abastecimiento con los cuarteles en los aeropuertos de Nayrab y Alepo", apuntó el diario.

La violencia en Siria había provocado el martes por lo menos 99 muertos, incluyendo 41 civiles, de acuerdo con el OSDH.

Según la ONU, más de 70.000 personas ya murieron desde el inicio del conflicto, hace dos años.

Etiquetado como: