31 mayo, 2012
 Mineros cerraron el paso en la autopista nacional N66, cerca de Oviedo (en el norte de España), en protesta por recortes en sus subsidios. | AFP.
Mineros cerraron el paso en la autopista nacional N66, cerca de Oviedo (en el norte de España), en protesta por recortes en sus subsidios. | AFP.

Bruselas. AFP. La Comisión Europea (CE) ofreció ayer dar un año más a España, hasta el 2014, para reducir su déficit al 3% y que el fondo de rescate europeo recapitalice directamente a los bancos con problemas. La oferta es un intento por aliviar la presión sobre este país.

El Ejecutivo comunitario sugiere utilizar el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MED) para “cortar la dependencia entre los bancos y la deuda pública de los Estados”, detalla un informe para reactivar el crecimiento y el empleo en la UE, divulgado ayer, que es particularmente severo con España.

Sin embargo, el propio comisario de Asuntos Monetarios, Olli Rehn, reconoció que la medida puede tardar meses en aplicarse pues, según los estatutos actuales, el MED solo puede inyectar dinero directamente a los Estados.

Este cortafuegos entrará en vigor el 1.° de julio y estará dotado con 500.000 millones de euros.

En otro tanque de oxígeno para España, el Ejecutivo comunitario admitió que está dispuesto a dar a Madrid un año más hasta el 2014 para que reduzca su déficit al 3%, anunció Rehn.

A cambio, el gobierno de Mariano Rajoy tendrá que “controlar de forma eficaz el gasto público de las regiones autónomas y presentar antes de julio un plan presupuestario 2013-2014 sólido”.

Este cambio de la CE llegó en un día complicado para España, cuya prima de riesgo (el sobrecoste que paga para financiarse con respecto a Alemania) subió a 539 puntos, una nuevo marca histórica.

España (con Chipre), posee uno de los peores diagnósticos de los 27 miembros de la Unión Europea.

Un sector bancario frágil, sistema fiscal ineficiente, un desempleo en las nubes, alto endeudamiento, más pobreza y exclusión social: el panorama es desolador para la cuarta economía de la eurozona, según el informe, que muestra un “desequilibrio demasiado serio”.