24 abril, 2013

Toronto (AFP y AP). Uno de los acusados de confabular con miembros de al-Qaeda en Irán para descarrilar un tren en Canadá hizo una confusa declaración este miércoles, en un tribunal de Toronto, en el que dio a entender que niega cargos y se opone a ser juzgado según el código criminal.

Investigadores canadienses dijeron que Chiheb Esseghaier, de 30 años, y Raed Jaser, de 35, recibieron orientación de miembros de al-Qaeda en Irán para descarrilar un tren. Según fuentes policiales en Estados Unidos, el blanco era el tren que hace el recorrido entre Canadá y la ciudad de Nueva York. Funcionarios en Teherán dijeron que el gobierno iraní no tenía nada que ver con el plan.

“Mi comentario es el siguiente: debido a que todas esas conclusiones fueron extraídas en base al código penal, y todos sabemos que este código penal no es un libro sagrado, no podemos depender de las conclusiones extraídas de estos juicios” , dijo Esseghaier en la audiencia el miércoles.

El juez le recomendó que se guarde ese argumento “para otro tribunal” y atienda el consejo de sus abogados. Fue citado para el 23 de mayo.

Jaser, el otro sospechoso, también fue citado para esta fecha. Él compareció el martes en Toronto y en este caso no presentó ninguna declaración formal. El tribunal concedió un pedido de su abogado, John Norris, para que se prohíba la publicación de futuras pruebas y testimonios.

El caso ha planteado interrogantes sobre la magnitud de la relación de Irán, de mayoría chií, con al-Qaeda, una red terrorista predominantemente suní.

Etiquetado como: