11 octubre, 2012

Londres. EFE. El primer ministro británico, David Cameron, advirtió ayer de que el Reino Unido afronta “la hora de la verdad” y grandes desafíos para salir de la crisis económica, pero aseguró que el país es “capaz” de conseguirlo.

En un discurso con el que clausuró el congreso anual del Partido Conservador, admitió que el camino es difícil y que la crisis es más profunda de lo que se pensaba, aunque apeló al espíritu de empresa y las “aspiraciones individuales” para volver a la prosperidad.

También defendió los recortes del gasto público y criticó las propuestas del Partido Laborista de buscar un mayor endeudamiento para estimular la economía.