14 septiembre, 2015
La baja en la calificación de S&P significa un golpe para la presidenta brasileña Dilma Rousseff. Ella saludó, el lunes anterior, a los asistentes al desfile militar en Brasilia, durante las celebraciones del Día de la Independencia de Brasil.
La baja en la calificación de S&P significa un golpe para la presidenta brasileña Dilma Rousseff. Ella saludó, el lunes anterior, a los asistentes al desfile militar en Brasilia, durante las celebraciones del Día de la Independencia de Brasil.

Brasilia

Brasil anunció este lunes un plan de austeridad con profundos cortes de gasto y aumento de impuestos para intentar cubrir su déficit, mientras lucha con una crisis que ya le costó la pérdida del grado de inversión a manos de Standard & Poor's.

Sumergida en una recesión, la sétima economía global "cortará la carne" del gasto estatal, como definió recientemente el ministro de Hacienda, Joaquim Levy.

El plan consiste en postergar ajustes salariales y contrataciones del sector público, eliminar 10 de los 39 ministerios, reducir 1.000 empleos y podar el gasto social en vivienda y salud.

¿La meta? Pasar del actual déficit fiscal primario (déficit sin los intereses de deuda) de 0,5% del PIB para 2016 que le hizo perder el sello de buen pagador y lograr un superávit de 0,7%, lo que implica conseguir unos $17.000 millones más de los previstos inicialmente.

"Tenemos que salir de un déficit de 30.500 millones de reales ($8.000 millones) para un superávit de 34.400 millones ($9.030 millones). Un valor total de 64.900 millones ($17.030 millones). Ese es el valor total de las iniciativas" de corte de gasto y de aumento de recaudación, dijo el ministro de Planificación, Nelson Barbosa, al anunciar las medidas en una rueda de prensa.

"Son reducciones importantes, que involucran a los funcionarios públicos de manera significativa, el funcionamiento de la máquina" del Estado, precisó por su lado el ministro de Hacienda, Joaquim Levy.

El raleo de gastos confeccionado por el equipo económico de la presidenta Dilma Rousseff para equilibrar las cuentas incluirá asimismo recortes quirúrgicos en el sensible terreno de los programas sociales, la marca de fuego del Partido de los Trabajadores (PT) y uno de los pilares del boom brasileño que sacó a 40 millones de personas de la pobreza.

Etiquetado como: