"La mitad del bebé había salido, y la mujer murió así", dijo el testigo citado por AI.

 15 enero, 2015
Los ataques de este tipo son constantes en esa nación africana. En mayo un soldado del Gobierno inspeccionaba otro golpe en el puente que une Nigeria con Camerún.
Los ataques de este tipo son constantes en esa nación africana. En mayo un soldado del Gobierno inspeccionaba otro golpe en el puente que une Nigeria con Camerún.

El grupo yihadista nigeriano Boko Haram mató a una mujer que estaba dando a luz durante un ataque masivo efectuado a comienzos de mes en el noreste del país, afirmó este jueves Amnistía Internacional.

Según el grupo defensor de los derechos humanos, un testigo dijo haber presenciado la muerte de esa mujer por disparos indiscriminados de los islamistas durante el asalto a la localidad de Baga y alrededores, a orillas del lago Chad.

"La mitad del bebé había salido, y la mujer murió así", dijo el testigo citado por AI.

Amnistía Internacional dijo esta semana que cientos de personas habrían muerto en el ataque de Boko Haram, que comenzó el 3 de enero y se teme haya sido la peor masacre perpetrada por el grupo desde que se alzó en armas en 2009 para establecer un régimen fundamentalista islámico en el noreste de Nigeria.

Se cree que el objetivo del ataque eran los civiles que ayudan al ejército en su lucha contra los islamistas.

"Mataron a mucha gente. Vi tal vez a 100 muertos en aquel momento en Baga. Me escondí entre los árboles, y mientras huíamos, seguían disparando y matando", dijo un testigo, un hombre de unos 50 años.

Otras mujer dijo que "había cadáveres dondequiera que uno mirara".

Estos testimonios coinciden con las afirmaciones de funcionarios locales y testigos consultados por la AFP, que dicen que vieron en las calles de Baga cadáveres en descomposición.

Un hombre que escapó de Baga tras permanecer tres días escondido dijo que estuvo caminando entre cadáveres durante cinco kilómetros en su huida.

Según las autoridades locales, al menos 16 aldeas cercanas a Baga fueron quemadas, y unas 20.000 personas huyeron.

El ejército nigeriano, que suele minimizar los balances de muertos, dijo esta semana que murieron 150 personas, y tachó de "sensacionalista" la afirmación de algunas fuentes de que habrían muerto hasta 2.000 personas.