29 abril, 2013

Jerusalén. AFP. El jefe del Gobierno israelí, Benjamin Netanyahu, ordenó a sus ministros no expresarse en público sobre Siria para no dar la señal de que Israel presiona a la comunidad internacional para que intervenga en ese país, indicó ayer la radio militar.

Netanyahu dio esa instrucción tras las declaraciones del viceministro de Relaciones Exteriores Zeev Elkin, que el viernes reclamó una acción militar internacional para “tomar el control de los arsenales químicos sirios”.

Según la radio, Netanyahu quiere evitar que las palabras de Elkin se interpreten como presión de Israel para empujar a EE. UU. a lanzar una operación en Siria.

Igual criticaron a EE. UU. La comentarista política de la radio militar admitió, sin embargo, de que “las vacilaciones norteamericanas de estos últimos días en el dossier sirio suscitan inquietud en Israel”.

“Si Barack Obama (el presidente de EE. UU.) no respeta las líneas rojas que él mismo trazó y no interviene cuando Bashar al-Asad (mandatario sirio) usa armas químicas contra civiles, Washington está enviando señales erróneas de debilidad que luego pueden costarle caro en Siria, pero también en la cuestión nuclear iraní”, agregó.

En EUA, varios legisladores republicanos redoblaron ayer sus pedidos para que el país tome alguna iniciativa en Siria. Por ejemplo, el representante Mike Rogers, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo: “Pienso que las opciones no son enormes, pero algo debe hacerse”, según el programa Esta semana de la ABC.

Citó datos clasificados que, en criterio de Rogers, “fortalecen la idea de que una pequeña cantidad de armamento químico se ha utilizada en los últimos dos años”.