El secretario del Tesoro, Jacob Lew, advirtió que a partir del 17 de octubre Estados Unidos no tendrá fondos para hacer frente a sus obligaciones si Congreso no aprueba aumento del tope

 2 octubre, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 7

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo este miércoles que no negociará con los republicanos hasta que acepten otorgar los fondos necesarios al gobierno sin condiciones, a pesar de manifestarse "exasperado" sobre el bloqueo presupuestal en Washington.

"Estoy exasperado, porque esto (el bloqueo sobre el presupuesto y el tope de endeudamiento del país en el Congreso) es enteramente innecesario", dijo Obama en una entrevista con la cadena de televisión CNBC.

Obama afirmó que Wall Street debería "preocuparse" por el bloqueo sobre el presupuesto en Washington, cuando se acerca la fecha límite de octubre en la que el país podría verse incapacitado para hacer frente a sus obligaciones financieras.

"Wall Street, esta vez, debería preocuparse, en mi opinión", agregó el presidente. "Cuando hay una situación en la que un grupo (la oposición republicana) está dispuesto a hacer default en las obligaciones estadounidenses hacia los acreedores del país, entonces tenemos un problema", señaló.

El secretario del Tesoro, Jacob Lew, advirtió en retieradas ocasiones que a partir del 17 de octubre Estados Unidos no tendrá fondos para hacer frente a sus obligaciones y podría caer en el primer default de su historia si el Congreso no aprueba un aumento del tope de endeudamiento.

Actualmente la cifra es de 16,7 billones de dólares y ya fue superada, por lo que el Tesoro adoptó "medidas extraordinarias" que permiten financiar al Estado federal.

Este miércoles, Obama convocó a los líderes republicanos y demócratas a una reunión en la Casa Blanca para tratar de superar el bloqueo presupuestal, que provocó el cierre de servicios públicos no esenciales y el envío de vacaciones forzadas a cientos de miles de funcionarios desde el martes.