Expresidente de Sudáfrica falleció en su casa, a los 95 años

 5 diciembre, 2013

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo -tras conocer la noticia del fallecimiento del expresidente de Sudáfrica- que Nelson Mandela "hizo más que lo que se puede esperar de cualquier hombre" y deseó que su legado continúe inspirando a la humanidad.

"Madiba transformó Sudáfrica y nos conmovió", dijo el presidente estadounidense. "El día que fue liberado entendí lo que un hombre puede conseguir con sus esperanzas, dejando a un lado sus miedos".

Obama comenzó su intervención tras conocerse la muerte de Mandela, citando las palabras del propio Nobel de la Paz cuando fue juzgado en 1964.

"He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He abrigado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir y lograr. Pero si es necesario, es un ideal por el cual estoy preparado para morir", citó.

 Durante una conferencia de prensa, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que su deseo es el legado (Nelson Mandela) continúe inspirando a la humanidad.
Durante una conferencia de prensa, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que su deseo es el legado (Nelson Mandela) continúe inspirando a la humanidad.

"Nelson Mandela vivió por ese ideal y lo hizo real" , añadió Obama.

Confesó ser uno de los incontables millones de personas inspirados por el legado del expresidente sudafricano.

"Mi primera acción política, lo primero que he hecho involucrado con un asunto político fue una protesta contra el Apartheid. Y al igual que muchos en todo el mundo, no puedo imaginar mi propia vida sin el ejemplo que fue para mí Nelson Mandela. Y así, mientras yo viva, voy a hacer lo que pueda para aprender de él".

Obama, quien trasladó sus condolencias a la familia del expresidente sudafricano, aseguró que hoy el mundo ha perdido a "uno de los seres humanos más influyentes, valientes y profundamente bondadosos, (...) con una voluntad inflexible de sacrificar su propia libertad para lograr la libertad de los demás".

"Su camino, de preso a presidente, encarnó la promesa de que los seres humanos y los países pueden cambiar para mejor", agregó.