Secretario General de la ONU apuntó que los crímenes vinculados al narcotráfico no están considerados como graves

 25 abril, 2015

Nueva York

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, es recibido en el aeropuerto de Mogadiscio, a su llegada ayer a la capital de Somalia, donde alertó sobre la hambruna en ese país. | AFP
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, es recibido en el aeropuerto de Mogadiscio, a su llegada ayer a la capital de Somalia, donde alertó sobre la hambruna en ese país. | AFP

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió este sábado al Gobierno de Indonesia que frene la anunciada ejecución de una decena de presos que se encuentran en el corredor de la muerte condenados por narcotráfico.

"Bajo la legislación internacional, de usarse, la pena de muerte debe imponerse sólo para los crímenes más serios, por ejemplo asesinatos, y sólo con salvaguardas adecuadas", recordó Ban en un comunicado de su portavoz.

En ese sentido, apuntó que los crímenes vinculados al narcotráfico no están considerados generalmente como crímenes del tipo más grave.

El diplomático surcoreano recordó que la ONU se opone a la pena de muerte en todas las circunstancias y, por ello, urgió al presidente Joko Widodo a considerar "urgentemente la declaración de una moratoria de la pena capital en Indonesia, con vistas a su abolición".

Las autoridades indonesias dieron la notificación final previa a la ejecución a nueve reos.

El brasileño Rodrigo Gularte figura en la lista de nueve personas condenadas a muerte por narcotráfico en Indonesia que serán ejecutadas a partir del próximo martes, confirmaron este sábado fuentes oficiales consultadas por Efe en Brasil.

Además, podrían ser ejecutados dos australianos, una filipina, tres nigerianos, un ghanés y un indonesio.

Un décimo recluso, el francés Serge Atlaoui, no recibió la notificación que las autoridades indonesias entregan 72 horas antes de la ejecución, según el diario Sydney Morning Herald.