La joven sudanesa que había sido condenada a pena de muerte por convertirse al cristianismo salió ayer de la prisión después que un tribunal anulase el polémico fallo

 24 junio, 2014

Jartum

En la gráfica, la doctora sudanesa Mariam Ibrahim Ishaq, de 27 años, quien fue sentenciada por convertirse al cristianismo, en Omdurman, Sudán. El Tribunal de Apelación de Jartum canceló hoy la condena a pena de muerte dictada contra ella.
En la gráfica, la doctora sudanesa Mariam Ibrahim Ishaq, de 27 años, quien fue sentenciada por convertirse al cristianismo, en Omdurman, Sudán. El Tribunal de Apelación de Jartum canceló hoy la condena a pena de muerte dictada contra ella.

La cristiana sudanesa fue detenida este martes en el aeropuerto de Jartum cuando se disponía a salir del país un día después de que un Tribunal de apelaciones anulara su condena a muerte por apostasía, anunció a una fuente de su entorno.

"La seguridad nacional la detuvo junto con Daniel", declaró la fuente, refiriéndose a Meriam Yahia Ibrahim Ishag, de 26 años, y su esposo Daniel Wani, de nacionalidad estadounidense.

Por el momento se desconoce el paradero de sus dos hijos, entre ellos un recién nacido.

El matrimonio fue detenido en torno a las 11 a. m. hora local cuando intentaba salir del país, y luego trasladado a las dependencias del Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISS), añadió la fuente.

"Es su derecho irse del país", protestó la fuente, que desconoce los detalles.

Meriam Yahia Ibrahim Ishag, de padre musulmán, fue condenada a muerte el 15 de mayo en virtud de la ley islámica en vigor en Sudán, que prohíbe las conversiones.

Casada con un cristiano y madre de un niño de 20 meses, que fue encarcelado con ella, la joven también fue condenada a 100 latigazos por adulterio. La interpretación sudanesa de la sharia considera "adulterio" la unión entre una musulmana y un no musulmán.

Etiquetado como: