La operación militar lanzada por Kiev a mediados de abril contra los separatistas continuaba en este país amenazado de un corte en el suministro de gas ruso, que podría afectar a Europa

 28 mayo, 2014

Donetsk

 El 30% del gas que consume la Unión Europea (UE) llega a través de gasoductos que atraviesan Ucrania.
El 30% del gas que consume la Unión Europea (UE) llega a través de gasoductos que atraviesan Ucrania.

La tensión subió este miércoles en el este separatista prorruso de Ucrania, país inmerso en intensas negociaciones para evitar un corte del suministro de gas ruso, que podría afectar también a Europa occidental.

En Lugansk, capital de una de las regiones prorrusas del este, un ataque de los separatistas contra una unidad militar ucraniana se saldó con "pérdidas" en ambos lados, según la Guardia Nacional de Ucrania.

Las autoridades ucranianas indicaron el miércoles que trabajaban para liberar a los cuatro observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que los rebeldes retienen desde el lunes en un lugar desconocido.

Asimismo, la organización anunció que otro de sus equipos de observadores permaneció retenido durante horas este miércoles, tras ser detenido cerca de un puesto de control en una carretera cercana a Donetsk.

La operación militar lanzada por Kiev a mediados de abril contra los separatistas continuaba en este país amenazado de un corte en el suministro de gas ruso, que podría afectar a Europa.

Moscú y Kiev se mantienen firmes en sus posiciones, pese a los esfuerzos de los europeos para lograr un acuerdo, mediante el cual Ucrania pagaría en un primer tiempo 2.000 millones de dólares de su deuda con la compañía estatal rusa Gazprom antes de negociar una rebaja del precio.

De visita en Alemania, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, dijo que el pago de la deuda se haría tras un acuerdo sobre el precio del hidrocarburo ruso. El ministro ruso de Energía señaló, sin embargo, que primero debían abonar el dinero.

"El Muro de Berlín cayó y no habrá nunca más un muro de Berlín en Europa", dijo Yatseniuk, para quien el objetivo de Ucrania es "convertirse en un país europeo con el nuevo presidente", el oligarca ucraniano Petro Poroshenko.

En el "frente del este", además del ataque contra una unidad de la Guardia Nacional Ucraniana en Lugansk, durante la madrugada se registraron disparos en el centro de Donetsk, donde el lunes fallecieron cuarenta personas, en su mayoría prorrusos, en una batalla por el control del aeropuerto.

Rusia instó a Estados Unidos y a Alemania a exigir al gobierno ucraniano medidas urgentes para poner fin al "baño de sangre". "No puede haber justificación para esa operación punitiva", dijo el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov.