El estado de Jalisco vivió, este viernes, una jornada de violencia extrema, con 39 bloqueos que dejaron al menos siete muertos, 19 heridos y numerosos destrozos en la ciudad

 1 mayo, 2015
Más de una docena de vehículos fueron incendiados este viernes en el estado de Guadalajara.
Más de una docena de vehículos fueron incendiados este viernes en el estado de Guadalajara.

AP y EFE

Siete personas murieron y 19 resultaron heridas, este viernes, en un enfrentamiento entre fuerzas de seguridad y hombres armados en el estado de Jalisco, en el oeste de México.

Los supuestos narcotraficantes usaron autobuses y camiones para cerrar importantes vías de la capital Guadalajara y otras ciudades de Jalisco, en una aparente reacción a una operación federal contra el crimen organizado en ese estado, informó el gobierno estatal.

En uno de los ataques dispararon contra un helicóptero del ejército que participaba en la operación y mataron a tres soldados, además de herir a 10 más y a dos policías federales, informó la Secretaría de la Defensa Nacional.La aeronave se vio obligada a aterrizar de emergencia y tres militares fueron reportados como desaparecidos.

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, comentó durante una rueda de prensa que los distintos hechos de violencia fueron una reacción del crimen organizado a la operación federal. El viernes también arrancó un fin de semana largo al coincidir con el Día del Trabajo, día de descanso obligatorio.

De acuerdo con las últimas cifras, Sandoval mencionó que las acciones incluyeron 39 bloqueos en todo el estado, el incendio de 11 bancos, cinco gasolineras y 36 vehículos, además de cuatro enfrentamientos. Añadió que 19 personas fueron detenidas en los ataques que afectaron a 25 de los 125 municipios de Jalisco.

Entre los 19 heridos, la mayoría oficiales de fuerzas federales, hay tres civiles con quemaduras, añadió.

Gonzalo Sánchez, vocero del gobierno del Estado, señaló en su cuenta de Twitter que de los siete fallecidos, tres son los militares, así como un policía estatal, un civil y dos presuntos delincuentes.

Una sucursal del banco HSBC fue incendiada en la ciudad de Puerto Vallarta, estado de Jalisco.
Una sucursal del banco HSBC fue incendiada en la ciudad de Puerto Vallarta, estado de Jalisco.

Narcotráfico toma fuerza. El mandatario estatal no mencionó a ningún grupo en específico, sin embargo, su vocero dijo después al periódico El Universal que se cree se trató del Cartel Jalisco Nueva Generación, una de las organizaciones más poderosas del narcotráfico en México y que el mes pasado mató a 15 policías estatales en una emboscada.

En las últimas semanas también se han registrado incendios de vehículos y bloqueos en ciudades de Tamaulipas, un estado fronterizo con Texas, atribuidas a reacciones de grupos asociados al cártel del Golfo por la captura de algunos de sus líderes locales.

Desde diciembre, el presidente Enrique Peña Nieto señaló que Jalisco era considerado uno de los estados más conflictivos en materia de seguridad, junto con Tamaulipas, Guerrero y Michoacán. Además dijo que se daría prioridad en los planes de seguridad, aunque los hechos de violencia han continuado, sobre todo en los primeros dos.

En horas de la tarde, las autoridades de Jalisco pidieron a los habitantes de esa ciudad que se abstuvieran de salir de sus casas mientras trataban de apagar vehículos que fueron incendiados y que bloqueaban las calles de Guadalajara.

El Cartel Jalisco Nueva Generación se fortaleció en los últimos años mientras que otros grupos rivales, como Los Caballeros Templarios y Los Zetas, eran debilitados. Nueva Generación operaba como una facción de Ignacio "Nacho" Coronel, uno de los líderes del cártel de Sinaloa que murió en julio de 2010 en una operación federal.

Tras su muerte, el grupo actuó por su cuenta y creció al punto que el Departamento de Estado estadounidense señaló hace unos días que era ya uno de los grupos más poderosos del narcotráfico.