El presidente Asif Alí Zardari, viudo de Bhutto, condenó el asesinato y ordenó investigación

 3 mayo, 2013

Islamabad (AFP). El fiscal que dirigía la investigación por la muerte de la exprimera ministra paquistaní Benazir Bhutto y los atentados de Bombay en 2008 fue asesinado a tiros hoy en Islamabad cuando salía de su domicilio en dirección del tribunal, informó la policía.

Chaudhry Zulfiqar iba al volante de su coche cuando recibió varios balazos disparados por unos pistoleros en moto en una calle muy frecuentada de un barrio residencial de la capital paquistaní. Su guardaespaldas resultó herido y una transeúnte murió al ser atropellada por el vehículo del fiscal, según la policía. Los atacantes se dieron a la fuga.

Según los médicos, el fiscal murió por las heridas recibidas antes de llegar al hospital público de Islamabad.

Este asesinato se produce a ocho días de las elecciones generales consideradas como históricas ya que el gobierno civil acaba de terminar una legislatura completa de cinco años, hecho inédito en este país en donde los golpes de Estado militares se habían tornado constantes.

La campaña estuvo enlutada no obstante por múltiples ataques contra los candidatos.

El año pasado se reforzó la seguridad de Zulfiqar luego de que su nombre fuera mencionado en amenazas dirigidas a los policías que investigaban el asesinato de Bhutto, hasta hoy sin elucidar.

Los autores de esta amenaza no fueron identificados pero uno de los investigadores indicó que recibió amenazas que lo intimaban a no presentarse al tribunal bajo convocación del fiscal. Estas amenazas las recibió desde un teléfono con número identificado en la vecina Afganistán, bastión de los islamistas talibanes.

El presidente Asif Alí Zardari, viudo de Benazir Bhutto, condenó el asesinato y ordenó una investigación en profundidad “para hallar a los verdaderos culpables”.

En el momento del atentado, Zulfiqar acudía a una nueva audiencia en el tribunal antiterrorista de Rawalpindi, a unos 30 km de la capital, dedicada al asesinato de Bhutto.

La exprimera ministra fue asesinada el 27 de diciembre de 2007, después de una manifestación del Partido Popular de Pakistán (PPP) en la ciudad paquistaní de Rawalpindi, dos semanas antes de la fecha de elecciones donde lideraba la candidatura de la oposición. Su hijo Bilawal Bhutto le sucedió como líder del PPP.