El gobierno llegó a puntos en común con las FARC sobre acceso y uso de la tierra

 27 mayo, 2013
 ArchivoÁlvaro Uribe se opone a las negociaciones de paz.
ArchivoÁlvaro Uribe se opone a las negociaciones de paz.

Bogotá (AFP). El expresidente colombiano Álvaro Uribe aseguró este lunes que el gobierno de Juan Manuel Santos premia a los “terroristas” de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al llegar a un acuerdo sobre el desarrollo agrario, el primero de los cinco puntos de las conversaciones de paz que se desarrollan en Cuba.

“Terrorista FARC asesina nuestros soldados y policías y Gobierno Santos los premia con acuerdo sobre el agro”, escribió en Twitter Uribe (presidente 2002-2010), quien se ha convertido en un firme opositor del proceso de paz que llevan a cabo, desde noviembre de 2012, el gobierno y las FARC.

“Inaceptable que el modelo del campo colombiano lo negocie el Gobierno Santos con el narcoterrorismo”, escribió también Uribe en la red social, asegurando que la guerrilla se ve “legitimada” con el acuerdo agrario.

El gobierno colombiano y las FARC anunciaron el domingo que alcanzaron un acuerdo sobre el problema agrario, causa del conflicto armado de casi medio siglo en ese país y primer punto de la agenda de las conversaciones de paz que mantienen en La Habana.

Ambas partes lograron “acuerdos sobre acceso y uso de la tierra, tierras improductivas, formalización de la propiedad, frontera agrícola y protección de zonas de reservas”, según el comunicado conjunto leído por representantes de Cuba y Noruega, países garantes del proceso de negociaciones.

El gobierno colombiano y las FARC también llegaron a un consenso sobre estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria, y programas de desarrollo con enfoque territorial, asistencia técnica y políticas sociales, entre otros.

El negociador jefe de las FARC, Iván Márquez, aclaró no obstante que quedaron pendientes algunas “salvedades puntuales sobre el tema agrario, que serán retomadas más adelante en las conversaciones.

Las dos partes negocian desde el pasado 19 de noviembre en la capital cubana una agenda de cinco puntos que busca poner fin al conflicto armado entre el Estado y las FARC, con 48 años de sangriento combate armado.

Las conversaciones se reanudarán el 11 de junio con la discusión del segundo punto de la agenda, denominado “participación política”.

Las FARC es la guerrilla más antigua de América Latina y cuenta actualmente con unos 8.000 combatientes.

Etiquetado como: