Dice que seguirá con política austera; confía en mejora a mitad de próximo año

 29 diciembre, 2012
 El mandatario Mariano Rajoy habló ayer, durante una conferencia de prensa, de su gestión al frente del Gobierno de España. | EFE
El mandatario Mariano Rajoy habló ayer, durante una conferencia de prensa, de su gestión al frente del Gobierno de España. | EFE

Madrid. AP y EFE. El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, dijo ayer que el 2013 volverá a ser un año “muy duro” para España.

El mandatario justificó la política de recortes como la única receta para evitar la descomposición del país en la actual coyuntura económica que vive Europa.

“Tenemos por delante un año muy duro, especialmente en su primera mitad. Tenemos que perseverar en las reformas que hemos emprendido”, señaló el gobernante durante una comparecencia de prensa en la que demoró una hora e hizo balance de sus primeros 12 meses al frente del Gobierno.

Rajoy llegó al poder a finales de diciembre del 2011.

Buena parte de las palabras de Rajoy estuvieron centradas en el rampante desempleo de 25% y la intensidad de su política de recortes, que ha enrarecido el clima social de España con dos huelgas generales en apenas un año y protestas casi a diario.

El gobernante señaló que la economía del país seguirá en recesión algún tiempo; sin embargo, adelantó que espera que “empiece a mejorar en la segunda mitad de 2013 ” , cuando calcula que habrá noticias positivas para el 2014 .

Tras confesar que este año “ las cosas han sido más difíciles ” de lo que esperaba debido al deterioro de las cuentas públicas heredadas, aseguró que el Poder Ejecutivo está haciendo lo que es necesario.

“ Si no lo hubiéramos hecho, España y los españoles estaríamos hoy en una situación muchísimo peor ” , aseveró.

El mandatario efectúo su balance pocas horas después de que el Banco de España difundiera sus últimos datos sobre al economía española, que confirman la continuación de la recesión en el cuarto trimestre del año debido a la contracción de la demanda interna.

Para el 2013 se comprometió a no subir más los impuestos y anunció una batería de reformas, entre las que destaca la de la administración pública.

Etiquetado como: