29 diciembre, 2015

Nueva York

Sesenta y nueve periodistas fallecieron en todo el mundo mientras ejercían su labor en 2015. De ellos, 28 fueron asesinados por grupos insurgentes islamistas, incluyendo Al Qaeda y la milicia radical Estado Islámico, según el Comité para la Protección de los Periodistas.

Siria fue de nuevo el lugar más peligroso para los reporteros, según la organización con sede en Nueva York, aunque el número de decesos registrados en el país durante 2015, 13, fue menor que en los años anteriores del conflicto.

"Estos periodistas son los más vulnerables", dijo Joel Simon, director ejecutivo del Comité sobre los periodistas y reporteros de televisión que trabajan en Siria y otras áreas plagadas de extremistas islámicos. "Este es, claramente basándose en los datos, un riesgo increíble para periodistas".

Entre los asesinados por grupos extremistas islámicos se cuentan los ocho periodistas masacrados en un ataque el pasado enero en París en las oficinas de la revista satírica Charlie Hebdo, que había publicado caricaturas del profeta Mahoma. El grupo Al Qaeda en la Península Arábiga reclamó la autoría del ataque en el dos pistoleros mataron a 12 personas. Dijeron que era en "venganza por el profeta".

En octubre, dos periodistas sirios, Fares Hamadi e Ibrahim Abd al-Qader, fallecieron a manos de insurgentes de Estado Islámico.

La periodista Alison Parker y el camarógrafo Adam Ward, de la emisora WDBJ-TV de Roanoke, fallecieron por los disparos del desconocido durante una transmisión en vivo.
La periodista Alison Parker y el camarógrafo Adam Ward, de la emisora WDBJ-TV de Roanoke, fallecieron por los disparos del desconocido durante una transmisión en vivo.

Aunque algunos de los decesos se produjeron entre reporteros que cubren zonas de conflicto, periodistas de varios países fueron asesinados tras informar sobre temas sensibles. Al menos 28 de los periodistas caídos habían recibido amenazas antes de su muerte, apuntó el Comité para la Protección de los Periodistas.

En Brasil, Gleydson Carvalho, un periodista radiofónico que solía criticar a policías y políticos locales por supuestos delitos, fue baleado y asesinado mientras presentaba su programa de tarde en agosto. El Comité documentó seis asesinatos en Brasil este año — la cifra más alta que ha registrado en el país.

Entre los 69 periodistas asesinados están la periodista Alison Parker y el camarógrafo Adam Ward, de Roanoke, Virginia, de la televisora WDBJ, que fueron abatidos por su ex compañero Vester Lee Flanagan II durante una emisión en directo. La persona a la que estaban entrevistando, Vicki Gardner, resultó herida. Flanagan se suicidó cinco horas más tarde tras una persecución policial.

"Los periodistas son un objetivo y esto solo lo confirma", dijo Simon sobre los datos recogidos por el Comité. "Esto es una amenaza global".

Entre los países donde murieron varios periodistas están Bangladesh, donde grupos extremistas mataron presuntamente a cuatro blogueros y un editor; y Sudán del Sur, donde cinco reporteros que viajaban con un funcionario local fallecieron en una emboscada de pistoleros no identificados.

Las muertes en Bangladesh incluyen el ataque de febrero sobre el bloguero y escritor bengalí-estadounidense Avijit Roy con cuchillos de carnicero en una concurrida calle en Daca, la capital. Los asesinatos han elevado la preocupación de que el extremismo esté ganando protagonismo en la tradicionalmente moderada nación del sudeste asiático.

— CPJ (@pressfreedom) diciembre 29, 2015Irak, Yemen y Brasil se registraron también al menos cinco asesinatos de reporteros en 2015.

El informe del Comité para la Protección de los Periodistas advierte que cada vez es más difícil investigar las muertes de periodistas en zonas sacudidas por conflictos como Libia, Yemen e Irak. Como ocurre en Siria, el grupo Estado Islámico controla parte de Irak, donde la organización dice haber recibido reportes de "docenas de reporteros más asesinados".

El Comité documenta las muertes de periodistas desde 1992. El recuento incluye las muertes de al menos 17 reporteros en combate o en otras labores peligrosas o asesinados por su trabajo.

Según sus propios datos, el grupo Reporteros Sin Fronteras, con sede en París, dijo en un informe publicado el martes que al menos 67 periodistas fueron asesinados en todo el mundo mientras ejercían su labor o a consecuencia de la misma en 2015. Además apuntó que las circunstancias que rodean otros 43 decesos siguen sin estar claras.

Etiquetado como: