Muchos se venden como animales domésticos

 4 marzo, 2013

Bangkok (AFP). Cerca de 3.000 grandes simios (chimpancés, bonobos, orangutanes y gorilas) mueren o son capturados cada año a causa del comercio ilegal, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas publicado este lunes.

Entre 2005 y 2011 se estima que más de 22.000 ejemplares de grandes simios fueron víctimas de la caza furtiva, según el estudio elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), que supervisa un programa específico de conservación conocido como Grasp.

“Este comercio es floreciente, y extremadamente peligroso para la supervivencia a largo plazo de los grandes simios. A este ritmo, los simios desaparecerán muy rápido”, dijo el coordinador de Grasp, Doug Cress.

Además, advirtió, que la captura de un solo chimpancé implica a veces matar a diez más.

“No puedes meterte en la selva y llevarte solo uno. Tienes que pelear. Tienes que matar a los otros chimpancés del grupo”, dijo Cress a la prensa.

El comercio internacional de chimpancés, bonobos, orangutanes y gorilas está prohibido en virtud de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (Cites).

Según el informe, muchos de esos simios se venden como animales domésticos a compradores que los ven como un símbolo de poder, o son adquiridos por zoológicos de reputación dudosa.

Etiquetado como: