El monto menor que aportan los pobres representa más de su ingreso

Por: Patricia Leitón 28 marzo, 2011
 El plan fiscal exonera del impuesto al valor agregado el consumo residencial de electricidad menor o igual a 250 kw/h. | ARCHIVO
El plan fiscal exonera del impuesto al valor agregado el consumo residencial de electricidad menor o igual a 250 kw/h. | ARCHIVO

A pesar de que los ricos pagarían la mayor parte de los ingresos que generaría el proyecto de “Solidaridad tributaria”, éste afectaría más a los pobres.

La razón es que aunque los pobres aporten menos, su contribución significa una parte mayor de su ingreso.

Esto se debe principalmente a la ampliación de la canasta de bienes y servicios que pagarán el impuesto al valor agregado (actualmente impuesto de ventas), explicó Pablo Sauma, uno de los investigadores del estudio que realizó el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.

Además de Sauma, participaron los investigadores Juan Diego Trejos y Rudolf Lucke.

El estudio lo solicitó la Comisión Permanente de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, la cual analiza este proyecto.

Este plan modifica cuatro impuestos: el de ventas, el de renta, el de transferencia de bienes inmuebles y el selectivo consumo de vehículos.

En el caso del tributo de ventas se transforma en un impuesto al valor agregado (IVA), se extiende a todos los servicios, pues actualmente solo se cobra sobre algunos pocos, la tarifa aumenta del 13% al 15% y se establecen algunas exoneraciones.

En el tributo sobre la renta se establece una tarifa única de 15% para rentas que provienen de capitales invertidos (como alquileres, intereses, dividendos, excedentes, entre otros).

La metodología utilizada en el estudio fue analizar la situación antes y después de la reforma.

IVA pesa más. Según el proyecto propuesto, la mayor parte de los ingresos adicionales que generaría el proyecto (unos ¢500.000 millones al año) provendrían del impuesto de ventas (un 54%), luego le seguiría el impuesto de renta (con un 35%) y los otros dos aportarían un 11%.

El efecto sobre ricos y pobres de cada uno varía.

El tributo que afecta más a los más pobres con respecto a su ingreso es el IVA.

“La reforma tributaria aumenta el pago que teóricamente deben realizar todos los hogares del país. Sin embargo, por la ampliación de la canasta de bienes y servicios que pagarán el IVA con la reforma, los hogares de menores ingresos deben pagar como impuestos una fracción mayor de sus ingresos respecto a los hogares de otros niveles de ingreso, lo cual le da un carácter regresivo a la reforma”, explicó Sauma.

Regresivo significa que afecta más a los de menores ingresos.

Sin embargo, los cambios en los ingresos que genera la reforma no son tan dramáticos como para provocar cambios en la distribución del ingreso existente, dijo Sauma.

Sobre los efectos del plan en la producción el IVA generaría una desaceleración en los primeros dos años, pero un crecimiento mayor, que el escenario sin reforma, a partir del tercer año.