Por: Ricardo González 5 octubre, 2015

En una columna anterior, hicimos referencia al tratamiento fiscal de los aumentos de capital originados en la capitalización de reservas y fondos especiales.

Es un tema que conviene ampliar, pues la interpretación de las autoridades administrativas y judiciales en cuanto a las normas que regulan la materia, podría no ser la que el contribuyente supone.

El artículo 6 inciso a) de la Ley del Impuesto sobre la Renta señala que los aportes de capital social, en dinero o en especie, no integran la renta bruta de las empresas.

Por otra parte, el artículo 30 del Código de Comercio establece que el capital social puede incrementarse a través de nuevos aportes de los socios, o bien, mediante la estrategia de convertir en capital las reservas y fondos especiales que consten en el balance.

El tema central es entonces determinar si la no sujeción que favorece a “los aportes de capital en dinero o en especie”, puede ser extendida a la capitalización de reservas o fondos especiales.

A partir de tres antecedentes, la respuesta parece ser negativa.

En efecto, del análisis de la resolución 124-2003-P del 24 de marzo de 2003, dictada por la Sala Primera del Tribunal Fiscal Administrativo; la sentencia N.° 165-2007 del 27 de abril de 2007, dictada por el Tribunal Contencioso- Administrativo, Sección Primera; y el Voto N.° 000257-S1-F-2008, de del 9 de abril de 2008, dictado por la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia, cabe concluir que la capitalización de reservas y fondos especiales no califica como “aportes”.

Se trata más bien de movimientos contables que benefician la empresa sin que los socios hayan realizado ningún desembolso.

Así las cosas, esas reservas o fondos especiales, se interpretan como un incremento patrimonial al ser capitalizados y precisamente indica la Sala de Casación que ese tipo de incremento de capital no califica dentro de la no sujeción del artículo 6 inciso a) citado.

Pueden realizarse diversas objeciones desde un análisis económico del derecho y desde la óptica de la justicia material tributaria.

Sin embargo, es importante tomar en cuenta lo que ha sido el criterio expreso de los tribunales nacionales, a fin de tomar previsiones ahora y evitar costosas sorpresas en el futuro.